Pagar menos luz y gas en tu empresa

Ahorrar luz y gas en empresas

¿Quieres ahorrar luz y gas en tu empresa?

Cada vez son más las personas que deciden iniciar un negocio propio para innovar, pero para eso necesitan previamente un local que posiblemente alquilarán o comprarán, dependiendo de las posibilidades económicas que tengan en ese momento.O quizá tu negocio lleva mucho tiempo funcionando aunque tus facturas de energía son cada vez más elevadas.

Si estás pensando en adquirir o arrendar un local nuevo es posible que te estés planteando dar de alta la luz, contratar el gas natural porque son suministros indispensables y sobre todo querrás ahorrar en la factura energética desde el primer momento. Para ello, primero debes identificar qué tipo de negocio es el tuyo:

  1. Negocio pequeño donde se necesita una potencia inferior a 10kW.
  2. Negocio mediano donde es necesaria una potencia entre 10 kW y 15 kW.
  3. Grandes empresas que son aquellas que superan los 15 kW.

¿Cómo puedo reducir la factura de gas y electricidad?

Tanto en el recibo de gas como de electricidad se puede intentar ahorrar algo de dinero, pero para ello se tiene que pensar en una buena estrategia a seguir y tener claro que existen varios métodos para conseguir el objetivo que uno se ha marcado:

  • Reducir la potencia eléctrica que has contratado con la comercializadora.
  • Comparar tarifas de electricidad y gas natural para encontrar una más barata.

Como consumidor puedes escoger aquél método que mejor se adapte a tu plan de negocio, pero es conveniente ver detenidamente cada uno de ellos y así no cerrarse posibilidades de ahorrar en el suministro tanto de electricidad como de gas natural.

¿Puedo reducir la potencia eléctrica?

Es cierto que la disminución de la potencia contratada supone un ahorro porque se paga un importe menor como término fijo

La reducción de potencia eléctrica no es una solución definitiva para ningún consumidor, sobre todo porque no todos pueden rebajar este concepto debido a sus necesidades o porque su tipo de contrato no se lo permite. Además, la distribuidora puede negarse a volver a aumentar el término si se ha equivocado, lo que conllevaría tener durante 12 meses una potencia inadecuada.

Es cierto que la disminución de la potencia contratada supone un ahorro, puesto que se contratan menos kW con la compañía de electricidad y, por lo tanto, se paga un importe menor como término fijo, teniendo derecho a demandar menos potencia sin que haya penalizaciones.

También tienes que tener en cuenta que no todos los negocios necesitan la misma potencia, lo que implica que algunos tendrán un Interruptor de Control de Potencia (ICP) y otros, sin embargo, tendrán un Maxímetro.

¿Qué pasa si tengo maxímetro?

El maxímetro es un aparato que registra la cantidad de kW que se han utilizado en un local, pero este sistema suele ser instalado en inmuebles que tienen contratada una potencia superior a 15kW. La potencia es registrada cada quince minutos por este dispositivo.

La principal ventaja de un maxímetro es que no saltan los plomos cuando se supera la potencia contratada. El suministro eléctrico sigue en funcionamiento sin ningún problema, solo registrando cuántos kW se han utilizado, y dependiendo de ello se encontrará en una de estas situaciones:

  1. La potencia necesitada es inferior al 85% de la que se ha contratado. La comercializadora solo cobra el 85% de la misma.
  2. Si la potencia demandada oscila entre el 85% y el 105% se cobra la suscrita con la compañía.
  3. Si la potencia requerida es superior al 105%, se cobra el total del término fijo utilizado, y además se añade la diferencia entre la demandada y el 105% de la contratada.

Encontrar una mejor tarifa de luz y gas

Es posible que no puedas emplear ninguno de los consejos anteriores, primero porque no tienes opción de rebajar la potencia que has contratado o porque no cumples los requisitos para tener un maxímetro. En este caso, solo queda un método con el que puedes ahorrar en la factura y es un cambio en la tarifa de electricidad o gas natural.

La mejor forma de buscar una tarifa de electricidad y gas natural es a través de un comparador de energía. Sin embargo, no siempre es tan sencillo porque depende del tipo de local, la potencia contratada y el consumo que se realice. Algunos negocios requieren un gran gasto en cada periodo de facturación.

En algunos casos, se puede pedir un presupuesto o un estudio personalizado donde un experto en energía se encargue de buscar aquella tarifa que mejor se adapta a sus hábitos de consumo. De esta manera, se puede estar seguro del ahorro conseguido.

Aunque a rasgos generales, un negocio o local que necesite efectuar mucho gasto durante un periodo concreto, necesitará una tarifa con descuentos en el término de consumo más que en potencia. Y además, debe tener en cuenta si paga un precio fijo o si por el contrario tiene una modalidad de precios indexados, que es una alternativa que cada vez está siendo más utilizada por los consumidores profesionales.

  • El precio fijo es un importe estable que pagas, independientemente de si el precio de la electricidad está más bajo o más alto en el mercado mayorista, por lo que la compañía puede tener un margen de beneficio muy elevado.
  • El precio indexado queda establecido por el mercado mayorista, permitiendo que tú como cliente pagues el coste que ha sido marcado por el pool, donde la compañía añade un margen de beneficio que conocerás y que siempre será el mismo.

¿Me conviene contratar una tarifa indexada para mi empresa?

La tarifa indexada puede ser una alternativa muy beneficiosa para cualquier consumidor que tenga un consumo muy elevado. Principalmente, porque se paga el coste real de la energía pudiendo ser inexistente en algunos periodos del día o un poco más elevado en otros. La dinámica de este tipo de modalidad de contratación se refleja perfectamente en el gráfico que te presentamos a continuación:

 

Como se puede ver en este ejemplo que hemos planteado, como consumidor de una tarifa indexada pagarías el precio del kWh que estuviera establecido en el pool junto al beneficio de la compañía, pero en algunos casos solo pagarías la rentabilidad que has acordado con la comercializadora. Algo que no ocurre con el precio fijo donde pagas el mismo coste siempre, esté el precio de la electricidad más alto o menos, lo que puede suponer una gran ganancia para la compañía contratada.

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar