Tarifa de luz regadío

Aquellos suministros que se sitúan en zona rural suelen ser suministros de media o alta tensión, es decir, tarifas 3.1A, con lo que no depende de la potencia contratada, a diferencia de los suministros en baja tensión donde la tarifa de acceso depende de la potencia eléctrica contratada. Es posible encontrar una tarifa 3.1A con una potencia de 5,75 kW, lo que equivale a una potencia correspondiente a una vivienda media, que en baja tensión corresponde a una tarifa 2.0A o 2.0DHA si tiene discriminación horaria. En el caso de tarifas de alta tensión en todo caso disponen de un suministro con discriminación horaria, donde el coste de la energía consumida es más barato durante las horas nocturnas.

Los suministros de regadío no suelen tener un consumo regular durante el año completo, por lo que va a existir una época del año en la que la factura tenga únicamente la parte fija, es decir, el término de potencia. Anteriormente era posible contratar un suministro por temporadas, donde los meses donde no hacía uso de la energía no pagaba. Existen compañías que están estudiando la posibilidad de ofrecer de nuevo a los usuarios tarifas por temporadas pero de momento es necesario pagar el importe mínimo aunque no haga uso del servicio.

 

Ahorrar luz en regadíos

Aquellos usuarios que dispongan de un suministro de regadío debe realizar una revisión de la tarifa para que la que tenga contratada le produzca el mayor ahorro posible, sobre todo en los meses que sí tenga consumo, ya que en esos casos el consumo suele ser elevado y una pequeña mejora del precio de consumo puede suponer un ahorro considerable en la factura. Se puede realizar un estudio de la tarifa actual de manera gratuita enviando una factura reciente a facturas@tarifasgasluz.com.

Conviene revisar las anotaciones del maxímetro
Se produce un ahorro interesante en la factura si se reduce la potencia, depende del maxímetro

Un ahorro de la factura se puede conseguir analizando si es posible reducir la potencia eléctrica contratada. Este análisis se realiza en base a los registros del maxímetro, que es un instrumento de medida que registra la potencia máxima demandada en periodos de 15 minutos, por lo que si se observa que la potencia máxima demandada a lo largo de un año es muy inferior a la potencia contratada, se podría reducir la factura considerablemente, sin embargo, si se reduce demasiado, la factura sufrirá una penalización por superar dicha potencia. Esta es una gran ventaja frente a los suministros en baja tensión con potencias iguales o inferiores a 15 kW, ya que tienen instalado un ICP, es decir, un limitador de potencia que corta el suministro cuando se supera la potencia contratada, sin embargo, cuando no se alcanza, no es posible saber si hay mucha diferencia como para que permita reducirla.

Autor del artículo

Borja Osta Gallego Borja Osta Gallego es experto en el mercado de electricidad, gas natural y gas propano.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar