Ahorro en potencia contratada

¿Cómo ahorrar reduciendo la potencia eléctrica?

El precio del término de potencia es un coste fijo que el usuario tiene que abonar todos los meses, independientemente de si realiza consumo en la vivienda o no, y se tiene que pagar a través de la factura eléctrica.

Plantearse la reducción de potencia para ahorrar en el recibo de luz es una opción, pero antes debe asegurarse de que tiene posibilidad de rebajar dicho término sin sufrir inconvenientes en el suministro, dado que solo se puede hacer un cambio de potencia eléctrica al año.

¿Cuánto puedo ahorrar reduciendo la potencia?

El precio de la electricidad depende de la tarifa contratada, que puede ser de mercado regulado con el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) o de mercado libre con las ofertas que incluyen descuentos para abaratar el importe a pagar.

La inestabilidad de precios obliga al cliente a buscar medidas de ahorro, que le permitan pagar un importe menor tanto en la potencia como en el consumo, y la reducción de potencia puede ser una solución. El siguiente cuadro muestra el ahorro que se consigue con esta gestión:

Potencias eléctricas 3,45 kW 4,6 kW 5,75 kW 6,9 kW 8,05 kW 9,2 kW
9,2 kW 39,71€ 31,77€ 23,83€ 15,88€ 7,94€ -
8,05 kW 31,77€ 23,83€ 15,88€ 7,94€ - -
6,9 kW 23,83€ 15,88€ 7,94€ - - -
5,75 kW 15,88€ 7,94€ - - - -
4.6 kW 7,94€ - - - - -
3,45 kW - - - - - -

¿Qué potencia eléctrica necesito?

Antes de solicitar cualquier tipo de tramitación con la comercializadora, el usuario tiene que asegurarse de qué término de potencia es el más adecuado para su vivienda y sobre todo asegurarse de que nunca ha saltado el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

Este aparato se encarga de contabilizar la potencia eléctrica que se utiliza en la vivienda, cortando el suministro de electricidad cuando se ve superada y ofreciéndole al consumidor  la posibilidad de saber si tiene mucha o poca potencia contratada.

Si el cliente ha tomado la decisión de reducir la potencia eléctrica en su domicilio, tiene que estimar cuál es el término que mejor se ajusta a sus necesidades y puede emplear cualquiera de estos métodos para ello:

  • La calculadora de potencia ofrece una estimación basándose en los datos aportados por el usuario.
  • Un electricista autorizado puede sugerir qué potencia eléctrica es la más recomendable.

Cualquiera de estas dos formas es válida para el usuario, pero una conlleva pagar un importe económico y la otra es totalmente gratuita.

¿Cómo reducir la potencia contratada?

La reducción de potencia contratada ayuda al consumidor a ahorrar, pero también puede plantearse la posibilidad de comparar las tarifas eléctricas y buscar una que se ajuste mejor a las necesidades que intenta cubrir en ese momento. Las ofertas más recomendables son aquellas que incluyen estos aspectos:

  • Descuento indefinido.
  • Contrato sin permanencia.
  • Tarifa sin servicio de mantenimiento obligatorio.
  • Facilidad de tramitación con la comercializadora.

Tras decidir una tarifa más económica para la vivienda, el cliente puede proceder a solicitar la tramitación del cambio de potencia con la compañía eléctrica, donde el operador que le atienda se encarga de solicitar todos los datos que aparecen en una factura de luz:

¿Cuánto cuesta la reducción del término de potencia?

La reducción de potencia eléctrica tiene un coste para todos los consumidores, independientemente de la comercializadora que se tenga contratada y es un importe que se abona a la distribuidora en el primer recibo eléctrico:

El derecho de enganche tiene un importe de 9,04€ + IVA.

La solicitud del cambio de potencia contratada se efectúa en la misma llamada, pero el plazo para que quede finalizado es de 15 a 20 días hábiles y puede que se reciba una última factura con la anterior potencia.

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar