Bajar la potencia de luz

La potencia de luz es la cantidad de electricidad que suscribe el usuario con la comercializadora. Ésta dependerá de la cantidad de aparatos eléctricos que tenga la vivienda y del uso que se haga de ellos. La potencia eléctrica se mide en kilovatios (kW), que se reflejarán en la factura de luz como “término de potencia” y que marcarán un importe fijo a pagar todos los meses.

En ocasiones, la potencia que se ha contratado es muy elevada y el cliente está pagando un coste muy elevado por ello. La reducción de la potencia contratada es una gestión rápida, sencilla y práctica con la que el usuario podría solucionar este problema y le ayudará a ahorrar en el recibo eléctrico.

¿Qué potencia eléctrica necesito?

Hay que tener cuidado al cambiar la potencia eléctrica, puesto que podría suponer un perjuicio para el usuario, dado que el Interruptor de Control de Potencia (ICP) podría saltar si se sobrepasa. Este sistema corta el suministro y solo vuelve a permitir el uso de la electricidad cuando se ha desconectado algún aparato.

Si el cliente quiere reducir la potencia contratada en su vivienda tendrá que estimar cuál será la más adecuada en ese momento. Existen muchas formas de llevar a cabo esta estimación y estos son algunos de ellos:

  • Asesorarse a través de un electricista o un técnico autorizado.
  • Emplear los sistemas de cálculo de potencia que muchas compañías ponen a su disposición en sus páginas web.
  • Se puede calcular el término de potencia teniendo en cuenta los electrodomésticos y considerando que los que emiten calor necesitan más potencia eléctrica.

¿Cómo bajar la potencia de luz?

Tras conocer cuál es el término de potencia más recomendable para la vivienda, el cliente tendrá que llamar a la comercializadora y solicitar la disminución de potencia. En estos casos, siempre se debe tener una factura de luz a mano y facilitar todos los datos que se especifican a continuación:

A partir de este momento, la comercializadora contactará con la distribuidora para comunicar la bajada de potencia y que el técnico se encargue de cambiar el ICP. El trámite tardará alrededor de 15 días hábiles.

¿Cuánto cuesta bajar la potencia de luz?

Reducir la potencia eléctrica no es un trámite gratuito, puesto que conllevará un coste que el cliente abonará en la primera factura y que pagará a la distribuidora de su zona. El precio por la disminución de potencia será el mismo para todas las compañías y se refleja a través de estos conceptos:

  • Los derechos de enganche son 9,04 € + IVA. 

La variación de la potencia eléctrica se puede llevar a cabo con muchas otras gestiones, como puede ser el cambio de compañía eléctrica o el cambio de titularidad en un suministro de luz.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar