¿Calefacción eléctrica o de gas natural?

El sistema de calefacción es uno de los aspectos que más consumo efectúa tanto en viviendas como en negocios. Por ello, el cliente debe sopesar todas las opciones y buscar aquella que realmente se ajuste a las necesidades que tiene que cubrir.

Tanto para uso profesional como domésticos, se pueden emplear varios tipos de calefacción que necesitan energías distintas y además incluirán un precio diferente, entre ellas están son la electricidad o el gas natural.


¿Qué tipo de calefacción poner?

Según el tipo de consumo, puede verse a corto y largo plazo qué tipo de calefacción será más económica para cada consumidor, dependiendo de si se tiene acceso o no a la red de gas natural:​

 Si la vivienda tiene acceso a la red de gas natural:

  • Con instalación del sistema de gas natural. Sin duda calefacción de gas, ya que a través de gas natural va a resultar bastante más rentable.
  • Sin instalación del sistema de gas natural o teniendo que renovar la instalación. Resulta costoso, pero a largo plazo y con un uso normal, merece la pena.

 Si la vivienda no tiene acceso a la red de gas natural:

  • Caldera de propano. Tienen una eficiencia similar a la de gas natural y se suministra envasado y a granel. Además, es bastante más barato que el gasóleo para calefacción.
  • Calefacción eléctrica en el caso de viviendas con uso eventual, porque no merece la pena hacer una inversión para una instalación de gas.

Calefacción de gas natural

El gas natural es uno de los suministros más económicos si se compara con otras energías, pero además ofrece un buen rendimiento en comparación con el resto y es la mejor opción disponible para los consumidores.

Si un cliente quiere disponer de gas natural en el domicilio, primero debe cerciorarse de que la comunidad tiene todas las instalaciones realizadas y después solicitar el alta de gas con la compañía más económica. De hecho, tiene que tener en cuenta que el gas natural cuenta con las siguientes ventajas:

  • La evolución del precio del gas natural ha aumentado en menor proporción que el de otras energías.
  • Requiere un menor mantenimiento que otros tipos de calefacción.
  • Las calderas de condensación suponen una mayor eficiencia y dan mejores resultados.

Actualmente, la renovación de las instalaciones de gas butano, gasóleo o carbón tienen subvenciones por parte de las Comunidades Autónomas y las compañías distribuidoras, a fin de conseguir un ahorro energético.

En función de los usos a los que vaya a destinar el gas natural, el consumidor dispone de estos sistemas: 

  • Las calderas mixtas de condensación son actualmente una solución energética para el uso de calefacción y agua caliente. Para ello, el usuario necesitará, además distribuir por la vivienda varios radiadores de agua conectados al sistema de la caldera. 
  • Aquellos que solo quieran emplear el combustible para calentar el agua sanitaria, podrán instalar en su vivienda un calentador de agua.  

¿Cómo instalar gas natural en una vivienda?

Para poder hacer uso de un suministro de gas natural es imprescindible que usuario cuente con la instalación de gas (Instalación Receptora Individual). Antes de proceder a la instalación del gas en la vivienda es conveniente conocer si se dispone de Instalación Receptora Común (en el caso de comunidades de vecinos). La instalación de gas en una sola vivienda en comparación con la realizada en comunidades de propietarios, reviste grandes diferencias en cuanto a la infraestructura. Para instalar el gas en una finca de vecinos, será imprescindible realizar dos instalaciones:

  1. Instalación Receptora Común.
  2. Instalación Receptora Individual.

Sin embargo, en viviendas como chalets o casas bajas, tan solo será necesario realizar la instalación receptora individual para conectarla directamente a la red de distribución. En ambos casos los usuarios deberán ponerse en contacto con la distribuidora de la zona o con una empresa instaladora autorizada. El coste de las obras para disponer de gas natural depende del presupuesto realizado por cada empresa y del tipo de casa.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es frecuente en domicilios donde no se quiere realizar ningún tipo de instalación o en viviendas eventuales donde se hace un consumo mínimo. En comparación con el precio del gas natural, no es rentable, a no ser que se disponga de una tarifa eléctrica con discriminación horaria.

Tipos de calefacción eléctrica:

  1. Aire acondicionado que disponga de bombas de calor.
  2. Suelos radiantes. La electricidad calienta el sistema que está debajo del pavimento, lo que produce el calor en la estancia.
  3. Radiadores de aceite.
  4. Calefacción con acumuladores. Frecuente en consumidores que tienen contratada una tarifa con discriminación horaria.

Calefacción más barata

Para abaratar el precio del consumo en calefacción, ya sea de gas o electricidad, hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar