Cambiar a una tarifa con discriminación horaria

La discriminación horaria es una modalidad de facturación que permite abaratar el coste de la facturación eléctrica siempre que sea posible llevar a cabo un consumo controlado de la electricidad por parte del cliente.


Tipos de discriminación horaria

La discriminación horaria era conocida anteriormente como "tarifa nocturna", implantándose en 1983 y modificada en 2008 por el Gobierno. Se puede contratar tanto dentro del mercado regulado como del liberalizado y su función principal es la de dividir el día para aplicar un precio distinto a cada franja horaria. Teniendo esto en cuenta, se pueden encontrar dos tipos de discriminación horaria.

Discriminación horaria en dos periodos

La discriminación horaria en dos periodos divide el día en dos franjas horarios y en cada una de ellas se aplica un precio distinto. El usuario puede realizar consumo en las horas punta (por el día), que siempre tendrán el precio más caro, pero también puede hacerlo en las horas valle (por la noche), que tendrán el precio más barato del día. Sin embargo, esta discriminación tiene un horario definido que cambia de la siguiente manera:

Franjas de la discriminación horaria (DH)
 
 

Discriminación horaria en tres periodos

Este tipo de facturación divide el día en tres franjas horarias fijando un precio distinto para cada una de ellas y es obligatoria en empresas que tienen potencias contratadas superiores a 15kW. En esta modalidad, el horario de las franjas no varía al cambiar de estación como ocurre con la discriminación horaria en dos periodos, sino que se mantiene igual durante todo el año como se puede observar.

Franjas de la discriminación horaria (DH)
 

En qué casos conviene contratar discriminación horaria

Esta fórmula de facturación no es recomendable para todo tipo de situaciones, dependiendo de los hábitos de consumo de cada cliente, será más rentable contratar una tarifa acogida a la discriminación horaria o una en la que se apliquen descuentos en término fijo o de energía. A continuación se detallan algunas de las situaciones en las que una tarifa con discriminación horaria supone un ahorro para el cliente:

  • Personas que no están durante las horas del día en casa, ya que la discriminación ofrece un precio del kWh muy económico en horas nocturnas, y muy caro en horas diurnas.
  • Viviendas de segunda ocupación, en las que no se resida de manera habitual.
  • Usuarios que tengan plena disponibilidad horaria para planificar los consumos que van a realizar.

Algunos estudios han puesto de manifiesto que la discriminación horaria puede ser rentable, incluso aunque no se cambien los hábitos de consumo, siempre que no se haga todo el consumo en el horario diurno. Al menos siendo comparada con la tarifa regulada por el Gobierno.

Tramitación para contratar una tarifa con discriminación horaria

En primer lugar el usuario debe ponerse en contacto con su comercializadora para solicitar el cambio, en este paso también tendrá que indicar la potencia eléctrica contratada o que desea contratar. La comercializadora en cuestión ofrecerá al cliente las tarifas de las que dispone en régimen de discriminación horaria.

Antes de contratar ninguna tarifa es recomendable realizar una comparativa de ofertas eléctricas con el objetivo de conseguir un ahorro en la factura de electricidad.Tras estos primeros pasos el cliente deberá facilitar a la compañía para realizar la tramitación la siguiente documentación:

  1. Nombre, apellidos y DNI del titular del suministro eléctrico.
  2. Localización del domicilio para el que se solicita el cambio.
  3. Potencia eléctrica contratada
  4. Número de cuenta bancaria para domiciliar el pago del recibo de la luz.
  5. Código Universal del Punto de Suministro (CUPS). Costa de 20 a 22 números y aparece reflejado en cualquier factura eléctrica.

El comercial que e encargue de atenderle será el encargado de llevar su gestión, pero si necesitara algún documento adicional se pondría en contacto con usted para que se lo pudiera facilitar y terminar de efectuar dicho trámite.

¿Debo cambiar el contador para contratar discriminación horaria?

La modalidad de discriminación horaria permite aplicar diferentes precios a tu consumo en función de las franjas horarias en las que se realice el gasto de electricidad. Para poder aplicar esos precios de electricidad, es necesario que el contador esté capacitado para hacer un registro de los momentos en los que se ha efectuado el consumo.

Los contadores analógicos no disponen de la funcionalidad para hacer el registro horario de los momentos en los que se ha realizado el consumo, por lo que aquellos clientes que aun no tengan instalado un contador digital en su vivienda, deberán solicitar el cambio si quiere contratar discriminación horaria.

¿Cuánto tarda en cambiar la tarifa de luz?

El cambio de tarifa se realiza al contactar el cliente con la comercializadora, pero el cambio de facturación se produce en un plazo de 15 a 20 días hábiles posteriores a la solicitud de cambio. Estos periodos están relacionados con los tiempos de facturación con los que trabajan las comercializadoras.

Costes por cambiar de una tarifa con precio fijo a discriminación horaria

El cambio de tarifa no supone ningún coste para el cliente. Tras solicitar la modalidad de discriminación horaria la comercializadora se hace cargo de llevar a cabo todos los trámites necesarios para proceder al cambio sin ningún importe adicional. Únicamente en los casos en los que el cliente facture todavía a través de un contador analógico, se tendrá que abonar un importe a la distribuidora en concepto de cambio de contador.

El cambio de contador supone el abono de los derechos de enganche (9,04€ +IVA).

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar