Cambio a discriminación horaria

Discriminación horaria en casa

¿Contrato la discriminación horaria?

Las oscilaciones en el precio de la electricidad son el motivo por el que los usuarios se plantean, no solo cambiar la tarifa eléctrica sino también la compañía que les factura en ese momento, sobre todo porque existen otras opciones que permiten ahorrar en el recibo de luz y una de ellas es la discriminación horaria.

La tarifa nocturna es una modalidad de contratación que permite rebajar el importe a pagar, siempre que se puedan modificar los hábitos de consumo ya existentes en la vivienda o aumentarlo el doble si se consume en las horas donde el coste de la electricidad es mayor para el cliente.

¿Qué es la discriminación horaria?

La discriminación horaria era conocida anteriormente como la "tarifa nocturna" hasta que fue cambiada en el año 2008 y se incorporaron modificaciones tanto en el precio como en el horario de la misma. En esta modalidad se aplica un precio del kWh más barato en las horas nocturnas y un coste el doble de caro en las horas diurnas.

La tarifa con discriminación horaria puede ser contratada tanto en el mercado regulado como libre, pero en ambos casos existen dos tipos de tarifa nocturna dependiendo de la división de las horas del día y también del precio aplicado como se puede ver a continuación:

 La discriminación horaria (2 periodos) divide las horas del día en dos franjas con precios diferentes y el horario varía entre los meses de invierno o verano:

  • La franja valle es la más barata de todas y obliga a consumir en las horas de noche.
  • La franja punta tiene el precio eléctrico más caro y queda englobada en las horas del día.
Franjas de la discriminación horaria (DH)
 
 

 La discriminación horaria (3 periodos) segmenta las horas en tres franjas con distintos costes y un único horario para todas las estaciones del año.

  • La franja supervalle es la más económica de las tres y su horario pertenece a las horas de madrugada.
  • La franja valle sigue siendo asequible para el consumidor y debe emplearse en las horas de noche.
  • La franja punta siempre es la más cara de todas y se deben evitar las horas del día para no pagar más.
Franjas de la discriminación horaria (DH)
 

¿A quién le interesa la discriminación horaria?

La discriminación horaria es una tarifa eléctrica pensada para todos los consumidores, disponible para cualquier tipo de potencia aunque existen sus excepciones, puesto que en el caso de la tarifa con dos periodos solo puede ser contratada cuando se disponen de menos de 15kW de potencia eléctrica.

Este tipo de contratación puede ser ventajosa para un determinado segmento de la población, sobre todo para aquellos que son capaces de ajustar su consumo a las horas más económicas y si cumplen la mayoría de estas cuestiones:

  1. Más del 30% de la energía debe consumirse en el periodo valle.
  2. Consumo controlado en horario diario como en fines de semana.
  3. Los aparatos eléctricos que efectúen un mayor consumo deben conectarse por la noche.
  4. El control sobre los hábitos de consumo debe continuarse incluso en el periodo de vacaciones.

Si el cliente considera que puede cumplir la mayoría de los requisitos anteriores, por su horario de trabajo o por otras cuestiones relevantes, entonces sí que merece la pena acogerse a la tarifa con discriminación horaria.

¿Cómo beneficiarse de la discriminación horaria?

El usuario tiene que ejercer un gran control sobre el consumo eléctrico que realiza en la vivienda, pero es posible que la discriminación horaria le ayude a ahorrar en la factura de electricidad, sobre todo si sigue las recomendaciones anteriores y puede beneficiarse aún más si aplica los siguientes consejos:

  • Disponer de acumuladores de energía y utilizarlos por la noche.
  • Los electrodomésticos deben programarse por la noche para que funcionen cuando el precio de luz es más barato.
  • El empleo de temporizadores es un modo de ahorrar y no caer en el despiste.
  • Cocinar en las horas más baratas incluso los fines de semana aunque se tenga que preparar la comida con antelación.
  • Los pasos básicos para ahorrar en electricidad también pueden aplicarse en el caso de la discriminación horaria.
    • No dejar los aparatos eléctricos en stand by.
    • Aprovechar la luz solar.
    • Poner bombillas de bajo consumo.
  • Comparar las tarifas con discriminación horaria para ver cuál ofrece mejores condiciones.

¿Cómo me cambio a discriminación horaria?

El consumidor que quiera cambiarse de la tarifa normal a la que tiene discriminación horaria, debe ponerse en contacto con la compañía de electricidad con la que quiere hacer la gestión y facilitar todos los datos que se indican a continuación:

  1. Datos del nuevo titular de electricidad.
  2. Potencia contratada.
  3. Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que es un número que dispone de 20 a 22 dígitos.
  4. Dirección de la vivienda.
  5. Cuenta bancaria para domiciliar los pagos.

¿Cuándo tendré la discriminación horaria?

La gestión del cambio de tarifa normal a discriminación horaria supone un plazo de 15 a 20 días hábiles y durante este periodo de tiempo se puede recibir una factura con las condiciones anteriores. Esto se debe a que tiene que cerrarse el ciclo de facturación y se debe empezar uno nuevo.

¿Cuesta cambiarse a discriminación horaria?

Cambiarse a una tarifa con discriminación horaria es gratuito si ya se dispone de un contador digital, puesto que es el sistema de medida imprescindible para contabilizar el consumo en las diferentes francas y si no se tiene instalado en la vivienda se debe abonar un coste de 9,04€ + IVA por la intervención del técnico al cambiarlo.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar