Comparativa entre luz y gas natural

Ahora mismo la luz y el gas natural son las dos principales fuentes de energía en los hogares, además de las más limpias y seguras

El gas natural pasa por ser actualmente la energía más barata de España, así que es buena opción usarlo para todo lo posible si queremos ahorrar, sobre todo en la calefacción y en el agua caliente sanitaria (ACS).


Ventajas e inconvenientes de la luz y el gas

La luz es una fuente de energía completamente limpia cuando se usa, no emite ninguna sustancia contaminante ni hay posibilidad de ello. Es lo más utilizado en las casas, porque casi todo lo que tenemos funciona con luz.

A la electricidad podemos conectar la calefacción, la iluminación, la cocina, el agua caliente y todos los electrodomésticos de la casa. Esto tiene como ventaja por ejemplo que solo habrá una factura para todo.

El gas natural en nuestro país solo suele usarse para tres cosas: agua caliente, calefacción por gas y cocina, aunque tienen otros muchos posibles usos. Es ahora mismo la fuente más económica: su precio del kWh es aproximadamente la mitad que el de la luz, por ejemplo.

LUZ GAS

No contamina.

Todo puede funcionar con electricidad.

El precio del kilovatio hora de luz es el más caro.

Solo puede conectarse una cantidad limitada de aparatos para que no salten los plomos y se corte el suministro.

Emite vapor de agua y una pequeña proporción de CO2.

Solo se suele usar para cocina, agua caliente y calefacción.

Es el precio por kWh más barato del país.

Puede utilizar todos los usos de gas a la vez sin que se corte el suministro.

La vivienda se revaloriza si tiene esta energía.

¿Cocina eléctrica o por gas natural?

Es una duda bastante habitual. Hace años no había más remedio que cocinar con gas propano o butano, hasta que irrumpieron las cocinas vitrocerámicas que usaban resistencias eléctricas para calentar.

Cocinar es más rico y barato con gas

Desde que el gas natural entró en España ha recuperado parte del terreno que perdieron sus predecesores gracias a las ventajas de las que antes hablábamos. Además, al margen de la energía, es cierto que los platos salen más jugosos y sabrosos cocinando con gas que con luz: es más sencillo regular exactamente el fuego que necesitamos.

Una estimación: una vivienda suele tener un gasto medio de unos 270 kWh mensuales en cocina. Si aplicamos los distintos precios de kilovatio hora de luz y gas natural, estos son los resultados.

LUZ GAS

Usando el PMP de septiembre de 2015

270kWh * 0'118108/kWh = 31'88€

3.1 (Consumos inferiores a los 5.000kWh anuales)

270kWh * 0'05125/kWh = 13,84€

3.2 (Consumos entre los 5.000 y los 50.000kWh anuales)

270kWh * 0'04438/kWh = 11,98€

Calefacción de gas natural

Es posiblemente el elemento más necesario en los meses de invierno, sobre todo en las zonas frías, y el que más energía consume. Calentar el agua que corre por los radiadores es un gasto considerable, y ni qué decir tiene el hacer que pase corriente por las resistencias de un calentador eléctrico.

Una familia de tres miembros gasta una media de unos 660 euros anuales en calefacción si el sistema escogido es el eléctrico. Si en vez de eso se utiliza la calefacción con gas natural, el coste cae casi a la mitad: aproximadamente unos 350€ al año.

Calentar el agua con luz o gas

Es básico, fundamental y ninguna casa se entiende sin forma de calentar el agua. Desde calderas de gas hasta acumuladores eléctricos de calor, los métodos y herramientas cada vez se van afinando más para que sean lo más eficientes dentro de lo posible.

Estos contadores nos muestran los diferentes precios, para que veamos lo que más nos conviene. Los precios son los establecidos en el mercado regulado, el mercado libre tanto de gas como de luz tiene sus propios precios y ofertas, pero se suelen acercar bastante.

 

Si lo que tenemos en casa es un acumulador eléctrico, los que se suelen conectar por la noche para tener agua caliente al día siguiente lo más conveniente suele ser contratar lo que se llama discriminación horaria, antes conocida como tarifa nocturna, porque reducirá considerablemente el precio del kilovatio hora de luz durante la noche. Eso sí, hay que tener en cuenta que el precio durante el día subirá bastante.

 

Incluso así, como podemos ver, nos saldría todo más barato con el gas natural.

Cómo poner gas natural en casa

Si finalmente nos decidimos a cambiar la fuente de energía y queremos colocar una instalación de gas natural en vez del sistema eléctrico, lo mejor es que pidamos varios presupuestos de instaladores para asegurarnos de coger el mejor.

Actualmente hay varios planes de ayuda y subvenciones para instalar gas natural en casa debido a que es la energía más limpia y barata que se obtiene actualmente. A la hora de instalar gas natural en casa podemos encontrarnos tres diferentes situaciones:

  1. Es un bloque de viviendas en el que existe ya una Instalación Receptora Común: Solo habría que solicitar en este caso la conexión del suministro de la comunidad hasta la vivienda una vez hecha la instalación. En total no suele tardar más de 15 días hábiles
  2. En el bloque de viviendas no existe aún IRC: La comunidad deberá solicitar permisos al ayuntamiento para comunicarse con la instalación general. Una vez hecho, hay que solicitar igualmente la Instalación Receptora Individual (IRI) para conectar la vivienda. En total el proceso puede tardar entre 30 y 90 días hábiles
  3. Es una casa individual (chalet, casa, adosado, etc.): Se debe solicitar una IRI que una nuestra instalación a la red general del suministro. El plazo es similar al anterior, unos 30 a 90 días hábiles

La instalación de gas natural no hay que verla como un gasto, sino más bien como una inversión: no solo ahorraremos dinero por consumir gas en vez de luz, sino que además la casa se revalorizará por si en algún momento nos decidimos a venderla.

Escoger la mejor tarifa de luz y gas

Para saber qué es exactamente lo que más nos conviene en cualquiera de los casos lo mejor es emplear un comparador de tarifas de luz y gas para que nos asesore sobre las ofertas que hay disponibles en el mercado libre y así amoldar nuestra tarifa al consumo que tengamos y asegurarnos de que nos llevamos el mejor precio de energía a casa.

Esto lo podemos hacer para cualquier gestión, no solamente para cambiar de compañía de luz o de gas. Es una buena idea hacerlo también si nos acabamos de mudar a una nueva casa (tanto como inquilino como si eres propietario) y tienes que dar de alta la luz y el gas natural.

De igual manera, si en la vivienda ya hay suministro lo que podemos hacer es echar un vistazo a las ofertas para acogernos a una cuando vayamos a cambiar la titularidad y ponerlo todo a nuestro nombre. Estos son los datos que se necesitan para todos los trámites:

Recuerda además que solo hay tres trámites que tienen coste: las altas, los cambios de potencia y cambiar o quitar la discriminación horaria. Todo lo demás (cambios de titularidad, de compañía, de cuenta bancaria, etc.) son completamente gratuitos.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar

Autor de la página web Alberto de la Cruz es experto en mercados eléctricos y de gas natural.