Precio reducir potencia eléctrica

La potencia eléctrica es aquel término que se suscribe con la comercializadora, que permite tener una cantidad de aparatos conectados y que cortará el suministro de luz si se ve sobrepasado. En la factura de electricidad aparecen dos conceptos:

  • Término de potencia: el precio al que el cliente va a pagar la potencia que tenga contratada en su suministro eléctrico. Viene definido en euros por kilovatio aunque puede reflejarse al día o al mes.
  • Término de consumo: el precio que va a pagar el usuario por la energía que consuma durante un periodo de tiempo definido. Se expresa en euros por kilovatio hora consumido (€/kWh). El precio del kWh determinará la parte variable del recibo.

¿Cuánto cuesta reducir la potencia eléctrica?

Disminuir la potencia contratada supone un ahorro para el cliente, ya que pagará menos por el término fijo y se traducirá en una manera de economizar en el suministro eléctrico. A la hora de cambiar la potencia, la distribuidora siempre cobrará un importe al cliente, que se reflejará en el recibo eléctrico de la siguiente manera:

El plazo para llevar a cabo esta reducción de potencia eléctrica se encuentra estimado entre unos 15 a 20 días hábiles. La distribuidora se pondrá en contacto con el usuario, le avisará del día en que acudirá el técnico, a fin de que facilite el acceso al contador de electricidad.

¿Qué potencia contratada es la necesaria en mi vivienda?

La potencia eléctrica no será igual para todos los consumidores, puesto que se basa en las necesidades de uno mismo y de la cantidad de electrodomésticos que tenga conectados.

Si el cliente está pensando en cambiar la potencia contratada actual, aspecto que le ayudará a ahorrar en sus próximas facturas de luz, deberá primero estimar cuál será la más adecuada en ese momento. Para estos casos, las opciones más recomendables y fiables son las siguientes:

  • El asesoramiento de un electricista autorizado puede ayudarle en esta decisión.
  • La forma más común y utilizada es la calculadora de potencia eléctrica. Esta aplicación mide la potencia contratada necesaria basándose en los datos que introduce el cliente.

Es importante estimar correctamente el término de potencia, puesto que solo se puede realizar un cambio de potencia al año, y si la variación es equivocada saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP). Este aparato cortará el suministro momentáneamente hasta que la potencia eléctrica deje de ser superada.

Para ahorrar en el recibo eléctrico se puede reducir la potencia contratada, pero también utilizar un comparador de tarifas de luz, que permitirá buscar la más económica en ese momento.

¿Qué necesito para reducir la potencia eléctrica?

Cuando el consumidor ya ha decidido qué potencia eléctrica quiere, solo tendrá que ponerse en contacto con la comercializadora e informarla de la potencia normalizada que quiere suscribir en ese momento.

Junto con este trámite también se puede llevar a cabo otros, como puede ser la variación de la tarifa eléctrica o el cambio de titularidad en luz, y efectuar todo en una misma gestión. En el cambio de potencia se necesitan los documentos que se reflejan a continuación:

  • Datos del titular del suministro.
  • Una factura actual para facilitar la potencia actual y el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).
  • El término de potencia que se quiere contratar en ese momento.
  • La cuenta bancaria donde se domiciliarán los recibos a partir del cambio de potencia contratada.

Esta tramitación se puede realizar por teléfono o correo electrónico para mayor comodidad del cliente. Teniendo todos estos datos, el operador se encargará de gestionar su solicitud y asesorarle de la mejor manera posible. 

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar