Se encuentra usted aquí

 

Potencia eléctrica: cómo calcularla, aumentarla o reducirla

Qué es la potencia contratada y cuánta potencia necesitas en casa

Cuando hablamos de potencia contratada pueden surgir dudas en cuanto a la potencia eléctrica necesaria en la vivienda, cómo se calcula o cuánto cuesta. Tener una potencia contratada ajustada a las necesidades de cada usuario es clave para ahorrar en la factura de la luz y no pagar de más.


¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica es la cantidad de energía que se puede suministrar a una vivienda en un momento concreto, y es la que permite al consumidor hacer uso de un número determinado de electrodomésticos de forma simultánea.

 

La potencia eléctrica define tanto el uso que el cliente puede hacer de la electricidad como lo que va a pagar por el término fijo o término de potencia en su factura de la luz. En caso de que la potencia se exceda en la vivienda, se activará el Interruptor Controlador de Potencia (ICP) o, lo que es lo mismo, saltarán los plomos.

¿Cuánto pago por la potencia contratada?

El importe a pagar por la potencia contratada aparece reflejado en el término de potencia de la factura de luz. Esta es la parte fija del recibo, ya que debe pagarse siempre, se haya realizado o no consumo.

El precio de la potencia eléctrica contratada depende del número de kilovatios (kW) contratados y del precio del kW que estipula la tarifa de luz contratada. En base a ésto, el término de potencia resulta de su multiplicación por el número de días del periodo de facturación. Así, te mostramos el siguiente ejemplo:

  • Condiciones de la factura
  • Potencia contratada: 4.6 kW
  • Precio del kW: 0,1151 €/kW al día
  • Periodo de facturación: 60 días
  • Precio total del término de potencia
  • 4.6 x 0,1151 x 60
  • Total = 31,77 €

De esta manera, elegir una tarifa eléctrica con un precio del kW bajo, permitirá ahorrar de forma segura en la factura de luz. Esta es una de las razones por las que se recomienda la utilización de un comparador de tarifas de luz antes de contratar para elegir siempre la mejor opción.

Término de potencia en la factura de luz

El precio a pagar por la potencia contratada aparece directamente en el resumen de la factura de luz. En esta parte del recibo es donde se detalla cuánto hay que abonar por la parte del consumo y cuánto por la potencia eléctrica contratada en la vivienda o local.

En el detalle de la factura eléctrica, el usuario podrá contemplar el importe del término de potencia que aparece desglosado en función de los factores señalados anteriormente.

Calcular potencia eléctrica

Saber qué potencia contratar es fundamental para no pagar de más en los recibos y tampoco ver mermadas las comodidades del hogar. Para ello, es importante calcular el término de potencia que verdaderamente necesita la vivienda, teniendo en cuenta las características de ésta, el número de electrodomésticos, y los hábitos de consumo eléctrico.

El usuario puede calcular la potencia eléctrica necesaria en su vivienda o local mediante tres formas:

¿Cómo calcular la potencia contratada?
Calculadora de potencia eléctrica
Contactar con un electricista experto para saber la potencia
Calcular la potencia eléctrica sumando electrodomésticos
Utilizar una calculadora de potencia gratuita. Se pueden encontrar de forma online y realizan un cálculo aproximado en función del tamaño de la vivienda, el equipamiento de electrodomésticos con el que cuenta y la cantidad de aparatos que se conectan a la vez. Consultar con un experto para que haga el cálculo en función del equipamiento con el que cuenta la vivienda, su eficiencia y su utilización. Hacer el cálculo manual sumando la potencia de luz que necesita cada uno de los electrodomésticos de la vivienda para funcionar. Habrá que tener en cuenta que no todos será utilizados a la vez, por lo que será necesario hacer grupos en función de su uso.

Una vez hecho el cálculo de la potencia necesaria, habrá que elegir la potencia normalizada que mejor se ajuste al resultado. Estas son las potencias eléctricas estandarizadas por el Gobierno para facilitar el control y la seguridad por parte de las distribuidoras eléctricas.

Las potencias normalizadas son diferentes en función del tipo de instalación eléctrica que tenga la vivienda, distinguiendo entre monofásica y trifásica.

  • Potencias normalizadas monofásicas:
  • 1.15 kW
  • 2.3 kW
  • 3.45 kW
  • 4.6 kW
  • 5.75 kW
  • 6.9 kW
  • 8.05 kW
  • 9.2 kW
  • 10.35 kW
  • 11.5 kW
  • 14.49 kW
  • Potencias normalizadas trifásicas:
  • 3.464 kW
  • 6.928 kW
  • 10.392 kW
  • 13.856 kW
  • 17.321 kW
  • 20.785 kW
  • 24.249 kW
  • 27.713 kW
  • 31.177 kW
  • 34.641 kW
  • 43.648 kW

Es necesario elegir cualquiera de estos valores al hacer un cambio en la tarifa, en la propia potencia o dar de alta la luz. Aún hay puntos de suministro cuya potencia no se corresponde con estos estándar, pero no tienen la obligación de cambiarla. Simplemente, se les mantiene a la espera de que en algún momento se realice un cambio y se actualice.

La potencia contratada siempre ha de estar por debajo de la potencia máxima admitida que se refleja en el Boletín Eléctrico. Si en algún momento el cliente quisiera contratar una potencia superior a esta, deberá solicitar un nuevo boletín y hacer las modificaciones necesarias en la instalación.

¿Cómo cambio la potencia contratada?

La potencia contratada no es un valor fijo. Es necesario elegir una potencia normalizada a la hora de hacer una nueva contratación de tarifa eléctrica o al dar de alta la luz. Sin embargo, se puede cambiar la potencia contratada si el consumidor lo cree necesario.

La potencia contratada solo se puede cambiar una vez al año, por lo que conviene estar seguro de la modificación antes de realizarla. Hacer el cálculo de potencia es fundamental para no cometer errores y acarrear durante todo el año una situación indeseada.

Existen dos situaciones que indican que puede que sea necesario un cambio de potencia contratada:

  1. Si salta continuamente el ICP: significa que hay menos potencia contratada de la que realmente necesita la vivienda. Esto supone una gran incomodidad para el consumidor, ya que no puede hacer un uso normal de sus electrodomésticos, así como un riesgo para la integridad de los aparatos, que pueden sufrir averías por la desconexión constante.
  2. Si nunca ha saltado el ICP en casa: quizás pueda bajarse la potencia algún punto, de forma que se ahorre un importe fijo al mes en los recibos de la luz. Esta situación también puede significar que la potencia contratada está ajustada a lo que necesita la vivienda; de ahí que sea tan importante hacer el cálculo de potencia previo.

Si el suministro está en alguno de estos dos casos, puede que sea posible plantear el aumento o bajada de la potencia de luz de la vivienda. Para hacer el cambio, el consumidor solo tiene que ponerse en contacto con la comercializadora e informarle de la modificación que desea realizar. Por esta operación deberá abonar un importe que será diferente en función de los derechos que haya que pagar.

Aumentar la potencia contratada

El aumento de potencia eléctrica es necesario hacerlo cuando el ICP salta con frecuencia o se incorpora un equipamiento grande a la vivienda, como un aire acondicionado, una instalación de calefacción, piscina, etc.

El precio por subir la potencia depende de los tramos de potencia contratada que se aumenten. En este caso, será necesario pagar los mismos conceptos que al dar de alta la luz: los derechos de extensión (17,37 €/kW + IVA), los derechos de acceso (19,70 €/kW + IVA) y los derechos de enganche (9,04 € + IVA).

Veamos un ejemplo del importe a pagar si se sube la potencia de 4.6 kW a 5.75 kW (subir 1.15 kW).

Ejemplo de precio por subir la potencia
Derechos de acceso 19,70 € x 1.15 + IVA = 27,41 €
Derechos de extensión 17,37 € x 1.15 + IVA = 24,17 €
Derechos de enganche 9,04 € + IVA = 10,94 €
Total 62,52 €

Este importe se abonará en la primera factura de luz que se reciba tras el cambio. Además, tardará entre 15 y 20 días hábiles en hacerse efectivo, por lo que llegará siempre una última factura con la potencia contratada actual antes de que el cambio entre en vigor.

Bajar potencia contratada

 

Reducir la potencia contratada es una de las claves para ahorrar en la factura de luz de forma segura, ya que bajando el término fijo, es posible reducir en buena medida el importe final de los recibos.

El procedimiento a seguir para bajar la potencia eléctrica es el mismo que para subirla: contactar con la comercializadora y comunicarle que se quiere hacer esta modificación. Esta operación también conlleva un coste, pero corresponde únicamente a los derechos de enganche, por lo que se amortiza rápidamente.

Recordemos que el coste de los derechos de enganche es de 9,04 € + IVA, 10,94 €.

El ahorro por bajar la potencia es más que significativo. Y cuantos más puntos de potencia se bajen, más posibilidades de ahorrar. Como siempre, la recomendación es realizar previamente el cálculo de potencia necesaria para no pasarse con la reducción y sufrir cortes de corriente constantemente, con la pérdida de calidad en la vivienda que eso supone.

Entre cada una de las potencias normalizadas para instalación monofásica existe una distancia de 1.15 puntos. Así, el ahorro por bajar más de un nivel siempre será proporcional. Para hacernos una idea de cuánto puede suponer esto al año, haremos una relación del precio por la potencia al bajar de 9.2 kW hasta los 3.45 kW de potencia mínima.

Ahorrar bajando la potencia contratada
Nueva potencia 8.05 kW 6.9 kW 5.75 kW 4.6 kW 3.45 kW
Potencia actual
9.2 kW 47,30€ 94,61€ 141,91€ 189,22€ 236,52€
Coste 331,14€ 283,83€ 236,52€ 189,22€ 141,91€

El ahorro conseguido se ha calculado según el precio del kW del PVPC en 2017.

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar