Se encuentra usted aquí

 

Cómo reducir la potencia contratada: pasos, precio y documentos

Cómo reducir la potencia eléctrica, cuánto cuesta y cuánto se puede ahorrar

Reducir la potencia eléctrica permite ahorrar en los recibos de electricidad a través de un fijo de la luz más bajo. Esta operación se puede realizar con cualquier compañía de luz, ya que es un derecho del usuario elegir el tramo de potencia eléctrica que mejor se ajuste a sus necesidades.


¿Qué es la potencia contratada?

La potencia eléctrica contratada es la cantidad de energía que puede utilizarse en un mismo momento dentro de una vivienda. Se mide en kilovatios (kW) y aparece reflejada en la factura de luz como término de potencia o término fijo.

La potencia contratada establece el número de aparatos eléctricos que pueden conectarse en una vivienda. Cuantos más kilovatios tenga contratado el cliente, mayor será el coste del término fijo en su factura. Éste debe abonarse en todos y cada uno de los periodos de facturación, aunque el usuario no realice consumo eléctrico.

A la hora de contratar una determinada potencia eléctrica, el cliente debe tener en cuenta las características de su vivienda, el número de aparatos eléctricos que hay en ella y los usos del suministro eléctrico que van a realizarse en el inmueble.

El usuario puede reducir o aumentar la potencia contratada en su vivienda si sus necesidades y hábitos de consumo eléctrico han cambiado. Para ello deberá calcular el número de kilovatios que verdaderamente necesita y ponerse en contacto con su compañía.

¿Cómo bajar la potencia eléctrica?

El cliente que desee bajar la potencia contratada en su vivienda o local debe previamente calcular la potencia que verdaderamente necesita según las características de su inmueble. Una vez calculado el nuevo término de potencia, el usuario debe ponerse en contacto con la compañía mediante vía telefónica o a través de la oficina virtual de la comercializadora.

Una vez tramitada la solicitud, la comercializadora informa a la distribuidora eléctrica correspondiente de que debe activar una nueva potencia eléctrica en el punto de suministro. Si el cliente dispone de un contador analógico, un técnico de la empresa distribuidora se desplazará a la vivienda y se encargará de modificar el término de potencia en el contador de luz. Sin embargo, si el usuario cuenta con un contador digital telegestionado, no será necesaria la visita de un técnico.

¿Cómo calcular la potencia eléctrica?

A la hora de contratar una determinada potencia eléctrica, es importante calcular cuántos kilovatios va a demandar la vivienda según sus características. Esto permite saber a ciencia cierta cuánta energía necesita un inmueble para funcionar correctamente dando las prestaciones que desean los usuarios.

El cálculo de potencia eléctrica se puede llevar a cabo de tres formas distintas:

  1. Calculadora de potencia: herramienta gratuita que ofrecen las compañías con la que el usuario puede estimar el término de potencia de su vivienda.
  2. Asesoramiento de un electricista: un técnico se desplazará a la vivienda para calcular la potencia eléctrica necesaria en la vivienda. Esto conlleva un coste para el usuario.
  3. Suma de potencia de electrodomésticos: el cliente puede sumar todas y cada una de las potencias de cada aparato electrodoméstico de la vivienda y calcular así el témino de potencia que ésta necesita.

Para contratar una determinada potencia eléctrica, el usuario no solo debe tener en cuenta los aparatos eléctricos de su inmueble, sino que también debe tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Características del inmueble
  • Usos del suministro eléctrico
  • Número de personas que viven en el inmueble
  • Hábitos de consumo eléctrico

Tramos de potencia eléctrica

La potencia eléctrica se comercializa a los usuarios a través de distintos tramos que definen las potencias normalizadas. Estas fueron estandarizadas por el Gobierno para que la gestión fuera más sencilla y segura por parte de las distribuidoras de electricidad.

Los tramos de potencia contratada son diferentes según el tipo de instalación eléctrica que tenga el inmueble: monofásica o trifásica. Aquí detallamos la relación de las distintas potencias eléctricas correspondientes a cada tipo de instalación.

Potencias normalizadas por tipo de instalación eléctrica
Instalación monofásica Instalación trifásica
1,15 kW 3,464 kW
2,3 kW 6,928 kW
3,45 kW 10,392 kW
4,6 kW 13,856 kW
5,75 kW 17,321 kW
6,9 kW 20,785 kW
8,05 kW 24,249 kW
9,2 kW 27,713 kW
31,177 kW
10,35 kW 31,177 kW
11,5 kW 34,641 kW
14,49 kW 43,648 kW

El Interruptor de Control de Potencia (ICP) es un elemento de seguridad del cuadro de mando que se encarga de cortar la corriente eléctrica cuando hay más aparatos eléctricos conectados de los que puede soportar la potencia contratada en el inmueble. Si el ICP nunca ha saltado, el usuario puede proceder a bajar la potencia contratada, ya que cuenta con más de la que necesita.

Requisitos para reducir la potencia contratada

Los clientes que soliciten un cambio de potencia eléctrica en su vivienda o local deben saber que la comercializadora les solicitará una serie de datos para hacer efectivo el trámite.

  • Documentos para reducir la potencia eléctrica:
  • Datos del titular del contrato
  • Dirección del inmueble
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS)
  • Potencia contratada actual
  • Nueva potencia eléctrica a contratar

Precio y plazo para disminuir la potencia eléctrica

Bajar la potencia contratada es un trámite que conlleva un coste para el cliente, que tendrá que abonar los derechos de enganche (9,04€ + IVA) a la distribuidora eléctrica de su zona a través de la factura de la comercializadora recibida tras el cambio.

El plazo para bajar la potencia contratada oscila entre los 15 y 20 días hábiles, ya que debe cerrarse el periodo de facturación vigente. Esto implica que llegará una última factura a la vivienda con la potencia contratada anterior.

Ahorra bajando la potencia contratada

Bajar la potencia contratada de una vivienda o local es una forma segura de ahorrar en la factura de la luz. La potencia eléctrica afecta al término de potencia de la factura eléctrica, por lo que con su reducción se consigue abaratar el coste del suministro en cada periodo de facturación.

El término de potencia se abona de forma fija, aunque no se realice ningún consumo eléctrico durante el periodo de facturación, ya que también ha de pagarse por mantener activo el servicio. Por esta razón, cuanto más bajo sea, más se podrá ahorrar el cliente en el recibo de la luz.

 

El coste por el término de potencia se calcula en función del precio del kW y de la cantidad de kW contratados. Bajando la potencia contratada se puede ahorrar en la factura de la luz desde 7,95 € hasta 39,74​ € en la factura.

En la siguiente tabla se puede ver el ahorro por bajar la potencia eléctrica en un periodo de facturación de 60 días. Para calcularlo se ha tomado como referencia el precio por el kW establecido en el PVPC, el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor, que es la tarifa de luz regulada por el Gobierno.

Potencia 3,45 kW 4,6 kW 5,75 kW 6,9 kW 8,05 kW
3,45 kW - - - - -
4,6 kW 7,95€ - - - -
5,75 kW 15,90€ 7,95€ - - -
6,9 kW 23,85€ 15,90€ 7,95€ - -
8,05 kW 31,80€ 23,85€ 15,90€ 7,95€ -
9,2 kW 39,74€ 31,80€ 23,85€ 15,90€ 7,95€

En esta tabla se puede observar que si tiene una potencia actualmente de 6,9 kW y quiere bajar a 4,6 kW, se ahorraría 15,9​ euros en cada factura de la luz.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar