¿Tarifa indexada o normal?

El sistema de electricidad está formado por una gran cantidad de comercializadoras, que ponen a disposición de los clientes varias ofertas y donde se pueden acordar las condiciones de contratación. Algunas compañías de luz ofrecen los siguientes tipos de tarifas a los consumidores:

La elección de estas opciones dependerá del consumo del usuario, el tipo de necesidad que necesite cubrir y las características propias de su suministro eléctrico.

¿Qué es la tarifa indexada al pool?

La tarifa indexada al pool es aquella que marca su precio en base al mercado mayorista, permitiendo al cliente tener un precio a cada hora del día y dándole la posibilidad de ajustar su consumo al importe más bajo en ese momento.

Los precios indexados son una opción rentable para los consumidores profesionales, dado que realizan un alto consumo eléctrico y esta opción les permite ahorrar en su factura de luz a lo largo de todo el año. La comercializadora con la que se contrate la tarifa indexada añadirá un margen de gestión al coste de la electricidad.  

A la hora de buscar una comercializadora para contratar una tarifa indexada, se recomienda solicitar varios presupuestos previamente o compararlos entre sí, a fin de encontrar la mejor oferta para su tipo de empresa. 

Estructura de la tarifa indexada y la tarifa normal

La tarifa indexada tiene una estructura similar a la normal, pero dispone de una serie de diferencias en su parte variable y que se refleja en la composición que se presenta a continuación:

  • En la tarifa normal, los consumidores pagan un precio que marca la comercializadora, independientemente del importe destacado en el mercado mayorista.
    • El término de potencia tendrá un precio para la potencia eléctrica y la comercializadora podrá aumentar este aspecto si lo desea. 
    • El término de consumo que fijará un precio para la energía.
    • El Impuesto sobre la Electricidad y el IVA.
  • La tarifa indexada propone un precio variable para el cliente y se estructurará de la siguiente manera:
    • El importe de la potencia eléctrica estará marcado por el BOE.
    • Coste de la energía donde se señalarán dos aspectos fundamentales del mismo:
      • Precio de la energía consumida fijado en el pool.  
      • Margen de gestión que cobra la comercializadora al cliente por la gestión que efectúa.
    • Impuestos donde también se añadirá el IVA y el Impuesto sobre la Electricidad.
    • Los sobrecostes por desvíos se pagan cuando se sobrepasa el consumo estimado. En este aspecto, la comercializadora se hace cargo de ese importe y no supone un coste extra para el usuario.

Diferencias entre la tarifa normal y la indexada

Los consumidores que requieren la tarifa indexada suelen ser grandes empresas, donde sus negocios se encuentran enfocados a la restauración, la industria o las grandes empresas. En este sentido, conviene conocer las diferencias entre una tarifa u otra, y decidir cuál de ellas ofrece mejores condiciones: 

Tarifas indexadas Tarifas normales
  • Tienen un precio para cada hora del día + un margen de gestión para la comercializadora.
  • Permite al cliente ajustar su suministro a las horas donde el precio es más bajo.
  • Si el precio es "cero" solo pagará la comisión a la compañía eléctrica.
  • Tiene un precio fijo para todas las horas del día. 
  • Los consumidores suelen tener tarifas 3.0, que cuentan con tres franjas horarias con distintos precios, pero no permiten un ahorro tan significativo como los precios indexados.
  • El cliente tendrá que pagar el importe fijado por la energía a pesar de que el precio en el mercado sea "cero"

 

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar