¿Por qué contratar discriminación horaria?

campo-eolico

¿Conviene la discriminación horaria?

La discriminación horaria es una modalidad tarifaria de electricidad donde se divide el día en dos o tres periodos horarios. Contratar este tipo de tarifa implica tener un precio del kWh más barato en las horas nocturnas y uno más caro en las horas diurnas.

Esta modalidad también era conocida anteriormente como tarifa nocturna y era contratada por consumidores que querían ahorrar en la factura de la luz. Sin embargo, se trata de una oferta donde los hábitos de consumo del cliente tienen que estar muy controlados para que sea conveniente.

Conocer los tipos de discriminación horaria

La discriminación horaria cuenta con dos tipos de modalidades que pueden ser contratadas por el usuario. Cada una de ellas divide el día de una manera totalmente distinta, pero además incorpora un coste distinto para cada una de esas franjas.

La discriminación horaria en dos periodos es la más contratada por los usuarios domésticos. Se divide el día en franja valle (más barata) y franja punta (más cara) aunque el horario varía dependiendo de si es invierno o verano:

Franjas de la discriminación horaria (DH)
 
 

También existe la discriminación en tres periodos horarios, pero suele ser más común en empresas y mucho menos en consumidores domésticos, donde solo los clientes con coche eléctrico la escogen para la carga nocturna del vehículo.

Este tipo de discriminación cuenta con una franja valle, otra punta y además incorpora una tercera denominada supervalle. Este último periodo es el más barato de todos, el que se reserva para las horas de madrugada, y el horario no varía a lo largo del año siendo siempre el mismo.

Franjas de la discriminación horaria (DH)
 

Motivos para contratar discriminación horaria

La discriminación horaria es una tarifa eléctrica que cada vez es más contratada por los usuarios, sobre todo porque si se controla el consumo se puede ahorrar en la factura de la luz y esto es un aliciente para ellos. Las principales ventajas para contratar esta oferta son las siguientes:

  1. Se puede ahorrar mucho dinero en luz si se consume en periodo valle.
  2. Puede contratar la discriminación horaria tanto en el mercado regulado como en el libre. En el segundo, se beneficia también de descuentos y cada compañía marca sus propios precios de electricidad.
  3. Es una tarifa muy recomendable para personas que pasan la mayor parte del tiempo fuera de casa o que consumen poco en las horas del día.

Razones para no contratar discriminación horaria

La discriminación horaria cuenta con una serie de ventajas, pero también incorpora una serie de inconvenientes que el usuario debe conocer, dado que puede influir en los hábitos de consumo y puede suponer un sobrecoste en la factura de la luz:

  1. El coste en el periodo punta es el doble de caro que en el periodo valle.
  2. Se debe consumir más de un 30% de la energía en periodo valle para conseguir un ahorro.
  3. Se debe llevar unos hábitos de consumo muy controlados durante todos los días del año.
  4. Es necesario un contador digital para poner discriminación horaria

Casos en los que contratar discriminación horaria

La discriminación horaria es un sistema que puede conseguir un ahorro económico para el usuario, pero también perjudicar mucho al usuario si no controla convenientemente el consumo y a continuación se presentan los casos en los que conviene la tarifa nocturna:

  • Si se trabaja en un horario que no es habitual: en caso de seguir un ritmo de vida diferente a la mayoría, seguramente realice un consumo más nocturno que diurno, donde aprovechará para dormir.
  • Cuando se pueden utilizar acumuladores de energía, que se pueden cargar en las horas más baratas y emplearlas durante el día cuando la luz es más cara.
  • Cuando pueda programar el lavavajillas o la lavadora para que funcionen por la noche.
  • Si puede seguir con el uso en periodo valle durante el fin de semana y las vacaciones de verano.
  • Cuando tenga un control muy exhaustivo de la electricidad y pueda cumplir con el horario de consumo nocturno.

¿Qué hago para contratar discriminación horaria?

Si el cliente desea contratar la discriminación horaria tendrá que buscar la mejor opción y para ello puede utilizar un comparador de luz que le muestra todas las opciones. Después solo tiene que contactar con la compañía escogida y facilitar toda la documentación que es imprescindible para formalizar el contrato:

  • Datos personales del titular de luz: nombre, apellidos y DNI.
  • Número de cuenta bancaria para domiciliar el pago del servicio eléctrico.
  • Dirección del punto de suministro de luz.
  • Potencia eléctrica que se quiere contratar.
  • Boletín eléctrico en caso de que la instalación tenga más de 20 años, si se quiere una potencia superior a la permitida en la instalación, si se cambia de sistema monofásico a trifásico, o viceversa y si se trata de un nuevo alta de luz.

¿Cuánto hay que pagar por contratar discriminación horaria?

Cualquier usuario que quiera cambiarse a la discriminación horaria debe saber que necesita un contador digital. Si el consumidor no dispone de este tipo de aparato tiene que abonar, el importe por los derechos de enganche que son de 9,04€ + IVA, y así un técnico se acerca a la vivienda para instalar el nuevo contador.

¿Cuánto tendré la discriminación horaria en casa?

La factura con la nueva tarificación de discriminación horaria comenzará a ser efectiva en un plazo de 15 o 20 días hábiles desde que haya formalizado el trámite con la comercializadora de energía.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar