¿Me conviene una tarifa plana en luz y gas?

ahorrar-energia

Los consumidores energéticos buscamos siempre pagar menos en nuestras facturas o al menos no experimentar grandes incrementos en determinados meses del año. Por desgracia, es un hecho que aspectos como la calefacción incrementan el consumo de luz y gas, dependiendo de lo que tengamos instalado en nuestra vivienda.

Y ahí es cuando llega la eterna pregunta que nos hacemos todos los años y que no nos deja dormir. ¿No me convendría más coger una tarifa plana? Sí, podría ser una solución pero primero tenemos que distinguir entre "cuota fija" y "tarifa plana". Seguro que muchos pensabais que era lo mismo y no es así.


¿En qué se diferencia una tarifa plana de una cuota fija?

  1. La principal diferencia entre la tarifa plana y la cuota fija es que en la primera opción tienes un consumo máximo que no debes superar. Y no debes rebasarlo porque si lo haces tendrás que pagar una penalización sobre la energía de más que hayas consumido.
  2. La segunda gran diferencia es que las cuotas fijas hacen una regularización a final de año, donde puedes comprobar si has pagado más o menos, y en cualquiera de los dos casos tendrás que abonar o te abonarán la diferencia correspondiente.
  3. Otra diferencia significativa es que las cuotas fijas incluyen el total de la factura mientras que las tarifas planas solo los conceptos de término fijo y término de consumo. Aspecto que puede llevar a error al consumidor que no lo sepa.

¿Cuáles son sus similitudes?

Las tarifas planas y las cuotas fijas tienen como similitud que el consumidor paga lo mismo todos los meses. De esta manera, se ahorra los sobresaltos en las facturas de gas en los meses de invierno y en las de luz en los meses de verano.

Tarifas planas en electricidad y gas natural

Las tarifas planas pueden parecer una muy buena solución para saber cuánto pagas mes a mes y un soplo de aire para aquellos que temen el recibo energético. Pero miremos en profundidad esta tarifa y comprobemos en qué caso es beneficiosa pero también en cuales es mejor no contratarla.

Caso 1: la tarifa plana funciona

La tarifa plana está pensada para aquellas personas que conocen muy bien su consumo y que tienen tiempo de contabilizar cuánto realizan a final de año. Por este motivo, hemos tomado dos tipos de viviendas donde hemos aplicado las tarifas planas, no solo en electricidad sino también gas natural.

 Uso del gas natural

 

Como se puede ver en el ejemplo, una persona que consiga ajustarse a una tarifa plana pagará el mismo importe todos los mes o pudiendo variar dependiendo del Impuesto sobre Hidrocarburos, que se aplica sobre la cantidad de kWh de gas que se consuman.

Las tarifas planas establecen un consumo anual que el cliente no debe rebasar porque conlleva pagar un precio del kWh más caro. En ambos casos, los usuarios no superaron el límite marcado como se puede ver en la siguiente tabla:

Situación Consumo anual del cliente Consumo anual establecido ¿Le interesa una tarifa plana?
Caso 1: Agua caliente 1.878 kWh 3.000 kWh  
Caso 2: Agua caliente y calefacción 9.283 kWh 12.000 kWh  

 En el caso de la electricidad, vemos que también dependiendo del consumo, se puede ajustar uno a las tarifas planas.

 

En la electricidad sí que se puede apreciar un importe más generalizado, dado que el Impuesto sobre Electricidad es el mismo porque depende del importe total que sumen potencia y consumo, solo variando el alquiler del contador.

En estos casos, también es importante si el consumo se adapta al impuesto por la comercializadora, dado que sino tendrá que pagar una penalización.

Situación Consumo anual del cliente Consumo anual establecido ¿Le interesa una tarifa plana?
Caso 1: Calefacción y cocina 3.299 kWh al año 4.000 kWh  
Caso 2: cocina 1.923 kWh 2.600 kWh  

Caso 2: la tarifa plana es contraproducente

A todos los consumidores nos gusta pagar un mismo importe todos los meses y nos da una sensación de seguridad a final de mes. Pero para algunos es muy difícil ajustarse en su consumo, bien porque son muchos en la vivienda o porque no tienen las herramientas adecuadas, y eso puede convertirse en un sobrecoste como vamos a hacer.

 Imaginemos unos hogares similares a los de los casos anteriores, pero pongamos que tienen la tarifa plana inadecuada y que tienen que pagar la penalización impuesta por la compañía al pasarse del consumo anual pactado.

Tipo de vivienda Consumo pactado (kWh/año) Consumo real (kWh/año) Penalización por exceso de consumo Sobrecoste anual
Caso 1: Calefacción y cocina 3.000 kWh al año 3.100 kWh al año 0,12€ 12€
Caso 2: Cocina 9.000 kWh al año 9.200 kWh al año 24€

La decisión de contratar una tarifa plana en gas natural inadecuada, supone pagar un sobrecoste de 12€ al año en un caso y 24€ en el otro, pudiendo incrementarse si el consumo llega a ser mayor.

 En el caso de la electricidad ocurre lo mismo, razón por la que cogeremos los mismos casos que en el modelo anterior y veremos el sobrecoste que puede suponer.

Tipo de vivienda Consumo pactado (kWh/año) Consumo real (kWh/año) Penalización por exceso de consumo Sobrecoste anual
Caso 1: Calefacción y cocina 2.500 kWh al año 3.299 kWh al año 0,27€ 215€
Caso 2: Cocina 1.500 kWh al año 1.923 kWh al año 114€

Como se puede observar, en el caso del gas natural el consumo no era muy elevado y el sobrecoste tampoco. Pero en el caso de la electricidad, vemos que la penalización es casi más del doble y el consumo al ser más elevado produce un gasto innecesario para todos los clientes con esta modalidad.

Cuotas fijas de luz y gas

Las cuotas fijas tienen el mismo importe en todas las facturas diferenciándose así de las tarifas planas. En el coste pactado se incluye el alquiler del contador y también todos los impuestos correspondientes.

Caso 1: una manera cómoda de pagar

El cliente puede decidir qué cuota fija quiere pagar todos los meses pero también puede consultarlo con la compañía. Ésta en base a su consumo mes a mes determina qué importe debería pagar. ¡Hablemos de casos!

Facturación de gas natural Diferencia entre "cuota fija y pago por consumo"
 
 
 

En este caso, la cuota fija de gas natural es muy conveniente porque en ambos casos se ahorra, dado que el importe pagado es muy superior a lo que se debería haber pagado. Y podemos hacer también la prueba en el caso de la electricidad:

Facturación de electricidad Diferencia entre "cuota fija y pago por consumo"
 
 
 

El importe que el cliente ha pagado de más a la compañía se lo descontará en la siguiente factura y así conseguirá ahorrar un poquito más al inicio del año que viene. Como se puede comprobar, la cuota puede salir rentable en casos como éste.

Caso 2: constante vigilancia sobre el consumo y lo que pagar

Pero la cuota fija también puede tener un doble filo para los consumidores, sobre todo para aquellos que fijan un importe muy bajo buscando pagar poco y puede convertirse en un problema a largo plazo.

 Comprobemos las mismas casas pero bajando la cuota fija y manteniendo los mismos importes.

Facturación de gas natural Diferencia entre "cuota fija y pago por consumo"
 
 
 

 ¿Y en el caso de la electricidad? Solo hay que ver los datos para comprobar lo poco conveniente que puede resultar esta modalidad de contratación:

Facturación de electricidad Diferencia entre "cuota fija y pago por consumo"
 
 
 

Los consumidores tendrán que abonar el importe que no se ha pagado en las facturas anteriores y se tendrá que hacer frente a ello en la siguiente factura. Esto puede suponer un problema a largo plazo.

Conclusiones sobre las tarifas planas y las cuotas fijas

¿Qué conclusiones extraemos para los consumidores? La primera es que la tarifa plana y la cuota fija no son lo mismo. Quizá su fundamento es similar pero cada una de ellas actúa de una manera distinta.

La segunda es que tanto la tarifa plana como la cuota fija puede ser beneficiosa, pero solo si se conoce el consumo anual que se suele realizar y si se fijan unas pautas de gasto que no eleven la cantidad de kWh consumidos. De lo contrario podría ser contraproducente.

Y también hay que tener en cuenta que no todas las familias pueden adaptarse a la hora de consumir y muchísimo menos estar pendiente del gasto que realizan mes a mes. Si no quieres complicaciones lo mejor es siempre pagar mes a mes.

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar