Factura de gas natural

El consumidor puede dar de alta el gas natural en su vivienda con cualquier comercializadora, solo tendrá que aportar todos los datos necesarios para la contratación y recibirá el recibo de gas en su domicilio. Tras la liberalización del mercado se dispone de una distribuidora, que se encarga de ofrecerle el gas natural, y puede contratar con la compañía que desee. 

La factura de gas natural es muy importante para el consumidor, no solo porque especifica cualquier tipo de consumo realizado en la vivienda o local, sino porque se detalla información del suministro que se necesitará para efectuar cualquier tipo de trámite. El cliente puede solicitar siempre la factura de cualquiera de estas dos maneras:

  • Facturación en papel.
  • Facturación electrónica.

¿Cómo se estructura la factura de gas natural?

La factura de gas natural detalla datos del cliente, pero también del suministro y del importe que se debe pagar por ello. Por ello, siempre es recomendable conocer todos los aspectos del recibo de gas y que se detallarán de la siguiente manera:

  • Datos del titular donde aparecerán todos los datos personales del cliente que ha contratado el suministro.
  • Información del suministro de gas natural donde se detallarán los siguientes conceptos:
  • Los datos de facturación donde se detalla el consumo y se desglosa de la siguiente manera:
    • El término fijo es un importe que tendrá que pagar todos los meses y que no dependerá del consumo que efectúe.
      • Descuentos aplicados sobre este término.
    • El término de consumo es aquel que marca el gasto realizado en la vivienda.
      • Descuentos que se aplicarán para rebajar el importe del consumo.
    • Servicios contratados donde se mostrarán los servicios de mantenimiento de gas natural.
  • Impuesto especial sobre Hidrocarburos que fija el Gobierno y que se tiene que pagar con todas las comercializadoras de gas.
  • En el apartado “otros conceptos” se detalla el alquiler del contador.
  • Los “Impuestos” se aplicarán sobre la factura y reflejarán el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El cliente podrá consultar todos estos aspectos en la factura tanto en papel como por correo electrónico. La compañía de gas siempre tendrá que detallar el precio al que se le cobra cada uno de esos conceptos.

Factura de gas mensual o bimestral

El usuario siempre deberá saber qué tipo de suministro tiene, pero también el periodo de facturación y cuándo llegará ésta a su domicilio. Generalmente, las compañías ofrecen dos tipos de periodos de facturación, que serán los siguientes:

  • Las facturas mensuales llegan todos los meses con el importe a pagar.
  • Las facturas bimestrales corresponden a dos meses de facturación por parte de la comercializadora.

Las compañías de gas suelen ofrecer tarifas bimensuales a los consumidores, puesto que son más cómodas y sencillas para el mismo. Se recomienda siempre mantener una factura para cualquier tipo de trámite que hubiera que efectuar con el suministro de gas. El gas natural cuenta con múltiples ventajas y actualmente es uno de los suministros más económicos. 

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar