Energy Call
Energy Call

¡Selectra te ayuda con tus gestiones de luz y/o gas!

Nuestros expertos en energía te resolverán todo el proceso para que no tengas que preocuparte de las gestiones. Así de fácil!

 

(lun-viernes 8h-22h, sábado 9h-21h, domingo 10h-19h)

¿Qué electrodomésticos disponen de etiqueta energética?

Etiqueta energética

La etiqueta energética es una catalogación puesta en marcha hace 25 años que permite a los consumidores distinguir a simple vista los electrodomésticos que realizan un consumo eficiente de los aparatos que más gastan.


¿Qué es la etiqueta energética?

La etiqueta energética es un distintivo que comenzó a utilizarse en 1995 mediante el cual se agrupan los electrodomésticos en función de su grado de eficiencia energética. Es decir, es una clasificación que permite al consumidor conocer qué aparatos consumen más o menos energía.

De esta forma, si el usuario opta por escoger electrodomésticos con un alto grado de eficiencia energética notará un importante ahorro en su factura de la luz.

Aunque el etiquetado energético lleva usándose desde hace 25 años, los avances tecnológicos y el grado de concienciación con el medioambiente han hecho que esta clasificación se revise en numerosas ocasiones.

La etiqueta energética está regulada en las Directivas de Ecodiseño-Ecodesign (2009/125/EC) y en la Directiva 2010/31 de eficiencia energética de la Legislación Europea.

¿Qué electrodomésticos tienen que tener el etiquetado energético?

Los electrodomésticos que por ley tienen que tener el etiquetado energético son los siguientes:

  • Neveras
  • Congeladores
  • Lavadoras
  • Secadoras
  • Lavavajillas
  • Hornos a gas o eléctricos
  • Campanas extractoras
  • Termos y calentadores de agua
  • Aparatos de aire acondicionado
  • Aspiradoras
  • Lámparas y bombillas
  • Televisores y pantallas

Obligatoriamente, la etiqueta energética ha de exhibirse de forma visible en los aparatos a la venta. De esta forma, además del precio, el consumidor puede seleccionar sus electrodomésticos siguiendo criterios medioambientales.

¿Cómo se clasifican los electrodomésticos según su etiqueta energética?

En función de la eficiencia energética de los electrodomésticos, estos tendrán una etiqueta adhesiva u otra. Para que al cliente le sea más fácil comparar el consumo de los aparatos, su eficiencia se representa mediante una escala de colores y letras que van desde la A a la D.

El etiquetado energético anterior a 2010 abarcaba desde las letras A a la G, siendo la A la categoría más eficiente.

Visualmente es muy sencillo saber a qué escala de eficiencia energética pertenece cada aparato:

 Los colores verdes, especialmente cuando más oscuros son, señalan una mayor eficiencia energética. Por contra, los tonos naranjas y rojos señalan las eficiencias más bajas.

 Las letras A+, A++ y A+++ son las más eficientes, mientras que la D significa un mayor consumo.

Entre las letras A+++ y D, extremos del etiquetado energético, hay otras escalas intermedias:

  1. A+, A++ y A+++: Eficiencia alta.
  2. A, B: Consumo moderado.
  3. C, D: Alto consumo.

Algunos electrodomésticos con la etiqueta energética A+++ pueden llegar a consumir hasta un 50% menos de energía que un aparato de la categoría D.

No obstante, la clasificación actual tiene los días contados debido a una nueva ordenación impulsada por la Comisión Europea que, previsiblemente, entrará en vigor en el año 2021. La nueva clasificación volverá a la escala de la A a la G y conllevará otros cambios:

  • Los aparatos que actualmente ostentan las etiquetas A+++ corresponderán a la nueva clase B o C.
  • La clase A permanecerá 'vacía' cuando el nuevo etiquetado se ponga en marcha. Esta escala se reservará para productos más innovadores y desarrollos de futuro.

¿Qué otra información contiene la etiqueta energética?

Etiqueta energética de electrodomésticos

Además de señalar el grado de eficiencia energética, el etiquetado recoge otros datos que pueden ser de interés para el consumidor a la hora de decantarse por un modelo de electrodoméstico u otro.

¿Qué datos contiene la etiqueta energética?

  • Denominación del tipo de aparato
  • Marca y modelo del electrodoméstico
  • Consumo de energía anual en kWh
  • Ruido en decibelios que genera el aparato
  • Fabricante
  • Capacidad (litros)

 

Además, en el caso de tratarse de un frigorífico o congelador, la etiqueta energética también señala su capacidad en litros.

 

En el caso de las lavadoras y secadoras, también se recoge la velocidad máxima de giro y si se trata de un lavavajillas, el consumo de agua por cada ciclo.

¿Por qué me conviene optar por aparatos eficientes?

Es cierto que los aparatos en las escalas más altas del etiquetado energético, es decir, los más eficientes, suelen ser también más caros. No obstante, no es conveniente descartarlos por este motivo ya que a la larga la cantidad invertida se amortiza gracias al ahorro energético que suponen.

Según los cálculos de los expertos, los aparatos de la escala A+++, A++ y A+ presentan un consumo entre un 25 y un 42% inferior al de los electrodomésticos menos eficientes.

¿Es lo mismo que el certificado de eficiencia energética?

Aunque son conceptos relacionados y su funcionamiento es similar, no hay que confundir el etiquetado energético con el certificado de eficiencia energética. Este último cataloga el consumo energético y las emisiones de CO2 de un edificio o inmueble.

Al igual que la etiqueta, el certificado clasifica los edificios mediante una escala de siete letras y colores. No obstante, es un documento que debe expedir un técnico autorizado para ello.

El certificado de eficiencia energética de edificios estudia criterios como la ocupación del mismo, las emisiones que genera su sistema de calefacción o su nivel de aislamiento, entre muchos otros aspectos.

¿En qué hay que fijarse al comprar un electrodoméstico?

A la hora de adquirir un electrodoméstico, la etiqueta energética es un factor fundamental, aunque no el único. Comprar un aparato eficiente permite al consumidor ahorrar a final de mes en su factura de la luz, pero hay otros aspectos que debe tener en cuenta:

  1. Tipo de energía con el que cuenta la vivienda
  2. Uso que se va a realizar: no es lo mismo adquirir una nevera para un domicilio habitual que para una vivienda vacacional
  3. Garantía: por regla general, se establece una garantía de dos años, aunque se puede prorrogar pagando una cantidad adicional
Actualizado a
91 198 06 07
Envia tu factura