Energy Call
Energy Call

¡Selectra te ayuda con tus gestiones de luz y/o gas!

Nuestros expertos en energía te resolverán todo el proceso para que no tengas que preocuparte de las gestiones. Así de fácil!

 

(lun-viernes 8h-22h, sábado 9h-21h, domingo 10h-19h)

Inspección Periódica de Gas: ¿Dónde y cómo conseguir tu certificado?

Inspección periódica gas

Toda instalación de gas debe pasar una inspección periódica obligatoria cada 5 años, con el objetivo de garantizar la seguridad y el buen funcionamiento de ésta. Descubre su precio, qué incluye y su certificado.


¿Qué es la inspección periódica de gas?

La inspección periódica de gas es una revisión que deben realizar todos los consumidores en su instalación de gas natural. Tiene como objetivo comprobar que todos los elementos que la componen están en buen estado y así garantizar su correcta actividad, lo que certifica la seguridad de dicha instalación.

La revisión periódica de gas es de carácter obligatorio y debe realizarse cada 5 años. El usuario podrá llevarla a cabo en cualquier momento del último año. En función del resultado de la inspección, esta podrá ser:

  • Satisfactoria: Cuando los equipos que componen la instalación, así como aquellos que están conectados a ella, cumplen con los requisitos de calidad que garanticen su correcta actividad
  • No satisfactoria: Cuando no se cumplen dichos requisitos. El usuario deberá solventar las incidencias encontradas.
  • Ausente: Si el cliente no se encuentra en su vivienda en el momento de la inspección, será declarado como ausente y deberá solicitarla de nuevo.

Según la magnitud de los defectos encontrados en la instalación, la distribuidora podrá tomar una serie de medidas:

 Incidencias muy graves: la instalación supone un peligro de riesgo para la seguridad del consumidor y el medio ambiente. El técnico que haya realizado la inspección precintará la instalación de gas hasta que las incidencias sean corregidas y se emita un certificado satisfactorio. El cliente deberá solicitar a la distribuidora o a una empresa autorizada la reparación de los equipos afectados. El tiempo que tarden en llevarla a cabo lo definirá la propia distribuidora o la compañía instaladora.

 Incidencias graves: no suponen un peligro para las personas, pero impiden el correcto funcionamiento de la instalación de gas. Ésta será precintada a la espera de que se solventen y se emita un certificado de inspección satisfactorio.

 Incidencias leves: son aquellas que no impiden la actividad de la instalación. El usuario tendrá 15 días para solucionarlas y solicitar una nueva inspección.

El mantenimiento y una correcta actividad de la instalación de gas es responsabilidad del titular de la misma. En caso de tener que solventar alguna incidencia, tendrá la opción de solicitar un técnico a su distribuidora o contratar a una empresa certificada para ello.

¿Quién realiza la inspección periódica de gas natural?

La inspección periódica de gas natural debe ser realizada por un técnico autorizado, que deberá identificarse como tal aportando la acreditación correspondiente. Este puede proceder de la distribuidora de la zona o de una empresa instaladora.

Independientemente de la elección que tome el consumidor, será la distribuidora la encargada de revisar el certificado expedido tras la inspección, además de asegurar su veracidad y garantizar que la instalación de gas se encuentra en buen estado.

Las distribuidoras de gas natural deben avisar al consumidor de la fecha en la que se va a realizar la inspección periódica obligatoria. Para ello, enviarán al cliente una serie de notificaciones en un periodo de tiempo establecido:

 Aviso por carta 3 meses antes: a través de correo ordinario, se avisará al usuario de que su instalación de gas debe pasar la inspección obligatoria correspondiente en los próximos 3 meses. Antes del vencimiento de dicho plazo, el cliente deberá notificar a su distribuidora si desea realizar la revisión de su instalación a través de una empresa instaladora autorizada. Si desea que un técnico de su distribuidora sea el encargado de realizarla, deberá esperar la próxima notificación.

 Aviso por carta 15 días antes de la inspección: el cliente recibirá una segunda carta con 15 días de antelación, donde se le hará saber la fecha en la que un técnico se desplazará a la vivienda para realizar dicha inspección. Esta notificación la recibirán todos los usuarios que no hayan enviado el certificado que acredite que han pasado la inspección periódica de gas con una empresa instaladora autorizada.

 Aviso por cartel en el inmueble: la misma semana en la que se realizará el reconocimiento de la instalación, la distribuidora notificará mediante un cartel en la comunidad de vecinos, la fecha y hora en la que el técnico se desplazará a la vivienda. Si el usuario sabe de antemano que no podrá estar en su vivienda en la fecha y hora señaladas, deberá ponerse en contacto con el técnico a través del teléfono que encontrará en dicho cartel.

Tipos de inspecciones periódicas de gas

Existen dos tipos de inspección periódica de gas natural, la que se realiza en la instalación de la vivienda y la que revisa la instalación en zonas comunes. Ambas son obligatorias y han de realizarse cada 5 años, tal y como dicta la ley a través del Real Decreto 984/2015.

 Inspección de la Instalación Receptora Individual (IRI): es la revisión que debe llevarse a cabo dentro de la vivienda. La IRI es la instalación que conecta el suministro de gas al hogar, es decir, la conexión entre el contador, o la llave de acometida en viviendas unifamiliares, y los aparatos de gas del inmueble.

 Inspección de la Instalación Receptora Común (IRC): revisión periódica de las zonas comunes del inmueble. La IRC permite que el suministro de gas se distribuya hacia las Instalaciones Receptoras Individuales de cada vivienda.

Los usuarios no deben confundir la inspección periódica de gas natural con la revisión de la caldera. Esta última también es de carácter obligatorio y se realiza cada 2 años.

¿Qué incluye la inspección de gas natural?

En la inspección periódica obligatoria se valora que todas las partes que transportan o contienen gas natural estén en un óptimo estado para su correcto funcionamiento y así garantizar la seguridad de la instalación. Para ello, se comprueban:

  • Ausencia de fugas de gas en la instalación
  • Funcionamiento de los aparatos que requieren de gas natural
  • Evaluación de las tuberías que canalizan el suministro
  • Condiciones y ubicación de los contadores de gas
  • Comprobación del enganche entre los elementos que requieren de gas natural y la instalación del suministro
  • Estado de la ventilación
  • Evaluación de la combustión de calderas, calentadores y vitrocerámica
  • Comprobación de los conductos de evacuación de calderas y calentadores

La inspección periódica de gas tiene una duración de 15 a 20 minutos aproximadamente, pero este tiempo dependerá de los componentes de la instalación y la cantidad de aparatos que tenga conectados a ella.

Precio de la inspección periódica de gas natural

El precio de la inspección periódica de gas tiene dos componentes:

 Gastos de gestión: se fijan anualmente y siempre tendrán el mismo coste, independientemente de si es la distribuidora o una empresa instaladora autorizada quien realiza la inspección. Este importe irá destinado a la distribuidora del cliente.

 Coste de la inspección de gas: si es la propia distribuidora quien la realiza, el precio está regulado por cada comunidad autónoma, mientras que si la lleva a cabo una empresa instaladora autorizada, el precio es el que marca la propia compañía.

El coste de la inspección de gas en las instalaciones receptoras comunes (IRC) es por vivienda, a excepción de las comunidades señaladas, en las que el precio marcado se repartirá entre las viviendas del bloque o comunidad de vecinos.

A continuación, se muestra el precio de la inspección de gas natural con IVA incluido en cada comunidad autónoma:

Precio de la Inspección Periódica Obligatoria
Comunidad autónoma Coste de la inspección IRI Coste de la inspección IRC
Andalucía 32,85€ 9,90€
Aragón 42,59€ 9,56€
Asturias 37,15€ 9,28€
Baleares 36,54€ 0€
Cantabria 23,91€ 7,25€
Castilla-La Mancha 31,70€ 8,47€
Castilla León 29,31€ 9,14€
Cataluña 32,52€ 56,69€ *
Comunidad de Madrid 35,67€ 10,44€
Comunidad Valenciana 38,03€ 11,34€
Extremadura 35,53€ 77,86€ *
Galicia 41,62€ 93,15€ *
Murcia 33,82€ 10,07€
Navarra 42,24€ 9,99€
País Vasco 36,93€ 6,91€
La Rioja 26,04€ 6,18€

*Coste a repartir entre cada una de las viviendas del bloque o comunidad de vecinos.

A estos precios se deben incluir los gastos de gestión, que en 2019 son de 15,49€ (IVA incluido), tanto si es la distribuidora como si es una empresa instaladora autorizada la que realice la inspección de gas. Los gastos de gestión son los mismos para todas las comunidades autónomas.

El cliente no deberá realizar el pago en el momento de la inspección, independientemente de quien la realice, pues debe pagarse a través de la factura del gas. Será la comercializadora la que le haga llegar el importe correspondiente a la distribuidora o al instalador autorizado.

¿Quién paga la inspección del gas, el inquilino o el propietario?

La inspección periódica de gas natural se factura a través del contrato con la comercializadora, por lo que el encargado de pagarla será el titular de éste.

A nivel ético, no hay una respuesta tan clara. Habrá propietarios que al alquilar el inmueble se comprometan a reembolsar el gasto de la inspección, y otros que rehúsen de pagarlo. El arrendador estará en su derecho ya que es el inquilino el que realiza el consumo, y con ello el desgaste de los elementos que componen la instalación.

Por ello, se recomienda negociar estas cuestiones previamente antes de firmar un contrato de alquiler.

Certificado de inspección periódica de gas natural

El técnico que realice el reconocimiento de la instalación le entregará al cliente un acta al terminar. Se trata del Certificado de Inspección Periódica, que acredita el buen funcionamiento de la instalación y la seguridad de la misma.

Si el usuario ha proporcionado el correo electrónico a su distribuidora, ésta se lo hará llegar en formato PDF. El cliente deberá conservarlo y disponer de él para su entrega al técnico que acuda en la próxima inspección.

El certificado de inspección periódica del gas natural contiene la siguiente información:

  • Plano de la instalación y distribución de los aparatos de gas
  • Descripción detallada de cada elemento que compone la instalación de gas natural y de los aparatos conectados a ésta.
  • Certificación de que la instalación de gas cumple con los requisitos estipulados en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE)

Se distinguen dos tipos de Certificados de Inspección Periódica, según el tipo de instalación:

  1. Certificado de la Instalación Receptora Individual (IRI)
  2. Certificado de la Instalación Receptora Común (IRC)

Será de carácter obligatorio la presentación del certificado de la inspección de gas para poder realizar un alta de suministro de gas natural.

Tengo un servicio de mantenimiento, ¿es válido como inspección periódica?

No, la inspección periódica de gas es obligatoria. Las revisiones que realizan las comercializadoras mediante su servicio de mantenimiento no sustituyen dicha inspección bajo ningún concepto.

Las revisiones de la caldera o calentador se realizan para cumplir con el Reglamento de Inspecciones Térmicas de Edificios (RITE), y en la mayoría de los casos deben realizarse cada dos años. Aunque coincidan y ambas estén programadas para el mismo año, el consumidor está obligado a realizar ambas.

Algunos servicios de mantenimiento, como por ejemplo Servigas Complet de Naturgy, incluyen el coste de la inspección periódica como una de sus coberturas. El usuario deberá informarse de si el servicio contratado incluye el coste de la revisión periódica, o si en su defecto, debe abonar los gastos derivados de la misma.

Actualizado a
91 198 06 07
Envia tu factura