Calcular la potencia eléctrica

Cómo calcular la potencia eléctrica

Calcular la potencia contratada más adecuada para la vivienda es fundamental para disfrutar del suministro con seguridad y no pagar de más en los recibos de la luz. Al calcular la potencia eléctrica es posible bajar la potencia y ahorrar de forma segura en las facturas.


¿Qué potencia eléctrica contrato en casa?

Elegir la potencia eléctrica adecuada es clave para disfrutar del suministro de luz correctamente pagando lo justo por el término fijo en la factura eléctrica. La potencia contratada de una casa es la que va a permitir conectar un determinado número de electrodomésticos a la vez. Concretamente, la potencia contratada es equivalente a la cantidad de energía de la que se puede hacer uso en un mismo momento.

Para saber qué potencia contratar en casa, es imprescindible realizar un cálculo de potencia. Con ayuda de este cálculo se puede conocer cuál es la potencia más adecuada para la vivienda, ya sea en el momento en que se va a dar de alta la luz o como comprobación antes de solicitar un cambio de potencia eléctrica.

La potencia adecuada para cada casa va a ser diferente según el número de personas que vivan en ella, si se utiliza junto a algún otro suministro (como el gas natural), el equipamiento eléctrico de la vivienda y las necesidades de consumo generales.

Con todo ello, la potencia media de luz en España es de 4.81 kW en consumidores domésticos.

Hay que destacar que existe una potencia mínima a contratar que depende de las necesidades de consumo de la vivienda. Aún con eso, la potencia mínima que se puede contratar se recomienda que esté en los 3.45 kW. Con menos de esta potencia, el acceso a la energía de forma simultánea sería bastante reducido.

Cómo calcular potencia eléctrica de una casa

Para calcular la potencia contratada para una casa se pueden realizar tres operaciones:

Calcular la potencia eléctrica para casa
Solicitar ayuda a un electricista para calcular la potencia de luz
Utilizar una calculadora de potencia
Calcular la potencia contratada manualmente
Pedir a un experto el estudio de la instalación y del consumo energético de la vivienda para que calcule él mismo la potencia eléctrica recomendada para la vivienda según sus características. Esto supondrá un coste extra que dependerá de los honorarios del electricista; para tomar una decisión, es más apropiado pedir previamente diferentes presupuestos y elegir el que más convenga. Utilizar una calculadora de potencia eléctrica online para que haga un cálculo aproximado de la potencia necesaria en la vivienda. Para ello requerirá que el usuario rellene algunos datos sobre el suministro. Se pueden utilizar diferentes calculadoras de potencia, como el simulador de Selectra, la calculadora de la OCU o las que contienen las áreas de clientes de varias distribuidoras de luz, como la herramienta para calcular la potencia eléctrica de Endesa. Calcular manualmente la potencia necesaria sumando los kW necesarios para que funcione cada electrodoméstico de los que se utilizan en la vivienda. Hay que tener en cuenta los electrodomésticos por grupos, ya que no todos se conectan a la vez necesariamente.

En este cálculo de la potencia influye notablemente el tipo de equipamiento, el número de electrodomésticos y la frecuencia con la que se utilizan.

El índice de simultaneidad es el que refleja la cantidad de veces en la que los electrodomésticos pueden coincidir conectados a la vez. Este índice puede ser de máximo 1, que equivaldría a que todos los electrodomésticos están funcionando simultáneamente durante todo el día. Por lo general, se utiliza un coeficiente de 0,5 si se realiza un uso intensivo de ellos y un 0,25 si se utilizan de forma racionada.

Tramos de potencia de luz

Una vez calculada la potencia eléctrica necesaria para el hogar, es necesario elegir una potencia normalizada. Existen dos tipos de potencia eléctrica en función de la instalación eléctrica de la vivienda.

 Si la vivienda cuenta con una instalación monofásica, la potencia eléctrica se distribuye en un único circuito, de forma que está disponible por igual para ser utilizada en la casa.

 En caso de que haya una instalación trifásica, la potencia se divide en tres circuitos diferenciados que se acotan en tres zonas distintas. Así, la potencia contratada total se reparte en tres circuitos, limitando su acceso en función del circuito al que pertenezca cada electrodoméstico.

Tomando como referencia esta diferenciación, existen dos tipos de potencias eléctricas. Ambas se engloban en las potencias normalizadas. Estas definen los tramos de potencia de luz que se pueden contratar en cada uno de los casos.

Potencias monofásicas Potencias trifásicas
3,45 kW 3,464 kW
4,6 kW 5,196 kW
5,75 kW 6,928 kW
6,9 kW 10,392 kW
8,05 kW 13,856 kW
9,2 kW  

Potencia eléctrica recomendada

El cálculo de potencia eléctrica permite saber cuál es la potencia exacta que necesita una vivienda. Por lo general, la potencia eléctrica recomendada para un consumidor doméstico es inferior a 10 kW. Por encima de esto, suele tratarse de viviendas unifamiliares muy grandes o negocios.

Aquí dejamos una orientación sobre la potencia eléctrica para dos personas que se necesitaría en diferentes casos.

 Vivienda sin calefacción ni aire acondicionado

 

La potencia eléctrica resultante de 4,8kW en la tabla será con todos los electrodomésticos conectados. Generalmente, los usuarios no suelen enchufar todos estos aparatos en un mismo momento, y la potencia podría ser inferior a la especificada en el cuadro.

 Vivienda con calefacción eléctrica

 

Los consumidores que dispongan de una vivienda con calefacción eléctrica necesitarán contratar más potencia eléctrica.

 Vivienda con aire acondicionado

 

Las viviendas que tengan aire acondicionado podrían necesitar una potencia similar a la necesaria por tener calefacción eléctrica.

Cabe destacar que en todos los casos es indispensable contar con el uso real que se hace de los electrodomésticos. Además, influye el tipo de equipamiento y su eficiencia energética.

  • Otras potencias eléctricas recomendadas
  • Potencia eléctrica para calentar agua con termo eléctrico: el termo necesita una media de 4.500 W para funcionar, por lo que la potencia apenas se verá afectada por su utilización, a no ser que la potencia contratada actual esté muy ajustada.
  • Potencia eléctrica con bomba de calor: la potencia necesaria para una bomba de calor es prácticamente la misma que por tener calefacción, con la ventaja de que la bomba de calor también permite su utilización para climatización en frío. Por lo general, en una vivienda mediana de 60 m2, con una potencia de 4.40 kW es suficiente.
  • Potencia eléctrica para un piso: en este caso, dependerá de si cumple las condiciones anteriormente detalladas. No obstante, un piso nunca va a necesitar tanta potencia contratada como una vivienda unifamiliar. Por lo general, un piso suele tener una potencia contratada de 4.6 kW.

Precio de la potencia contratada

El precio por la potencia contratada depende de dos cosas: del propio precio del kW y del nivel de potencia contratada que tenga la vivienda. Por esta razón es fundamental:

  • Contratar la potencia eléctrica exacta.
  • Contratar una tarifa eléctrica con un precio por el kW atractivo.

En este sentido, al igual que es recomendable calcular la potencia eléctrica a contratar, es interesante utilizar un comparador de tarifas de luz antes de decantarse por una u otra opción. Con ayuda de una herramienta como esta, el usuario puede comprobar qué precios ofrece cada compañía y con qué condiciones, otro aspecto fundamental a la hora de elegir la mejor tarifa de luz.

Para hacernos una idea de cuánto puede costar la potencia en casa, presentamos una tabla con el precio anual por cada potencia contratada según la media de precios de potencia contratada de Iberdrola en 2017, unos 43,70 €/kW al año. Se incluye el precio por una potencia de 4.6 kW, la más cercana a la media española.

Simulación precio potencia contratada
3.45 kW 150,71 €/año
4.6 kW 200,92 €/año
5.75 kW 251,21 €/año
6.9 kW 301,41 €/año
8.05 kW 351,71 €/año
9.2 kW 401,91 €/año

El coste de la potencia se expresa en cada factura bajo el término de potencia. En este mismo concepto se refleja la fórmula utilizada para calcularlo: precio del kW/día x el número de kW de potencia contratada x el número de días facturados. Por ejemplo, en un periodo de facturación bimestral, en la factura podría aparecer expresado de la siguiente forma:

Término de potencia 0,1243 €/kW día x 4.6 kW x 60 días = 34,31 €

Cómo bajar potencia eléctrica

Reducir la potencia contratada es una forma segura de ahorrar en las facturas de luz, ya que gracias a esta operación es posible disminuir el término fijo de los recibos. Para hacer esta modificación es necesario cambiar la potencia eléctrica contratada.

En caso de que fuera necesario, también es posible aumentar la potencia contratada. Con este cambio en la potencia se conseguiría aumentar la capacidad de acceso a la energía de la vivienda, pero también engordaría de forma fija el coste de las facturas de luz.

Para cambiar la potencia contratada se tiene que llamar a la compañía para hacer la solicitud. Este contacto puede efectuarse también vía online, ya que algunas comercializadoras permiten realizar esta gestión a través del área de cliente de cada usuario.

Al bajar la potencia eléctrica es necesario abonar el coste de los derechos de enganche, que es de 9,04 € + IVA. Este importe se incluye en la primera factura que llega al domicilio tras el cambio y solo es necesario pagarlo una única vez.

Autor Mercedes

MercedesMercedes es redactora en comparadorluz.com

 

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar