¿Qué hago si no tengo lectura del contador?

Cómo hacer la lectura del contador de luz

La lectura del contador es la que permite conocer cuál es el consumo de electricidad de cada usuario. Ésta es recogida por la distribuidora, quien envía los datos a la comercializadora para que proceda a su facturación.

En los contadores digitales, la lectura se hace de forma telemática. Sin embargo, con los contadores analógicos, es necesario que un técnico de la distribuidora acuda al domicilio del cliente para anotar los datos de consumo de cada vivienda.


¿Para qué necesito la lectura del contador?

La lectura del contador es lo que permite conocer cuál es el consumo eléctrico de cada usuario. A través de ella, la comercializadora sabrá cuánto consumo ha de cobrar durante el periodo de facturación correspondiente.

El contador de luz registra de forma acumulativa cuál es el consumo de luz del inmueble en el que esté instalado. Según el tipo de contador y el tipo de tarifa eléctrica contratada, registrará una serie de datos u otros.

Es importante comprobar siempre la diferencia de una lectura a otra en las facturas consecutivas para confirmar que se hayan realizado correctamente.

Además, siempre es recomendable fotografiar el contador y facilitar esta lectura a la compañía cuando se hace un cambio de titularidad de un contrato de luz al cambiar de piso de alquiler.

Pero también será necesario cuando compremos una vivienda que no es de primera ocupación. De esta forma, es posible conocer a partir de qué consumo ha de facturarse al nuevo inquilino.

También es recomendable tomar esta imagen para cambiar de tarifa de luz o de comercializadora. Siempre es mejor tener todas las pruebas necesarias para poder resolver una posible reclamación en caso de error por parte de la compañía.

¿Quién realiza la lectura del contador?

Todos los trámites relativos al contador de luz son gestionados por la distribuidora eléctrica. Por esta razón, ella es la encargada de:

Si el contador se encuentra en régimen de alquiler con la distribuidora, ésta será la que se encargue de su mantenimiento y de comprobar que funciona correctamente. En caso de que deba ser reemplazado por otro nuevo (por ejemplo, para cambiar el contador analógico por uno digital), también será ella la que realice esta operación.

Por el alquiler del contador de luz, el cliente debe abonar una determinada cantidad en cada una de sus facturas de luz. Este precio está regulado por el Gobierno para cada tipo de contador, por lo que todas las distribuidoras deben cobrar el mismo importe a razón de este concepto. Habitualmente, el alquiler del contador supone unos 2€.

Si el contador pertenece directamente al consumidor, éste puede solicitar a la distribuidora que realice las tareas de mantenimiento y reparación, pero deberá abonar el coste como si se tratara de un servicio contratado con cualquier otra empresa de electricistas.

Cómo obtener la lectura del contador

La lectura del contador de cada cliente debe aparecer en su factura de la luz, en la que se indica cuál es la diferencia de consumo facturada entre el periodo anterior y el actual. Este dato debe aparecer en el bloque de información del consumo eléctrico, en la primera página del recibo. Suele ir acompañado de una gráfica con la evolución del consumo realizado en los meses anteriores.

Como comentábamos anteriormente, para comprobar si este dato está correctamente indicado, se puede comparar la lectura de partida con la correspondiente al recibo anterior.

La distribuidora puede obtener la lectura del contador de diferente manera, dependiendo del tipo de contador eléctrico que tenga instalado la vivienda. En cualquier caso, si el usuario quiere consultar cuál es su consumo, sólo tendrá que acceder al cuadro de contadores (si se encuentra en un edificio) o consultar el contador directamente si lo tiene instalado en su propia vivienda.

Tipos de contador eléctrico

El contador eléctrico puede ser de dos tipos: analógico o digital (el contador inteligente). Cada uno de ellos mide la energía con una técnica diferente pero aplicando los mismos patrones.

Para obtener la lectura del consumo realizado a través de estos dos contadores la distribuidora debe operar de forma diferente.

  1. Contador analógico: estos son los contadores tradicionales de luz, que registran el consumo realizado de forma global mediante un contador mecánico. Para poder hacer la lectura del contador analógico es preciso que un técnico de la distribuidora acuda al domicilio y anote los consumos realizados. Si se trata de un edificio, el técnico acudirá en una única ocasión al inmueble, accederá al cuarto de contadores y hará la lectura de todas las viviendas, además de la lectura del contador de la comunidad.
  2. Contador digital: es el contador inteligente, que es capaz de registrar el consumo de luz realizado a cada hora. Éste es el contador que deben tener instalado los clientes que quieran disfrutar de una tarifa con discriminación horaria o de la tarifa de luz por horas del mercado regulado. Estos contadores envían por vía telemática la lectura del consumo a la distribuidora, por lo que no es necesario que acuda un técnico a realizarla.

CAMBIO DE CONTADORESComo el contador inteligente es necesario para disfrutar de tarifas más beneficiosas para el consumidor, las distribuidoras eléctricas tienen la obligación de sustituir los contadores analógicos por contadores digitales antes de que finalice 2018. Una vez realizada la modificación, la compañía debe poner en conocimiento del usuario que ya tiene instalado su nuevo contador.

¿Y si no tengo lectura del contador?

En ocasiones las lecturas del contador no pueden ser realizadas, por lo que al consumidor sólo se le factura el importe correspondiente al término de potencia, que es el término fijo de las facturas de la luz.

Esto no significa que no tenga que pagar por la luz que ha consumido, ya que en la próxima factura se realizará la regularización a partir del último consumo registrado. Esta situación se suele producir por los siguientes motivos:

  1. El técnico de la distribuidora no ha podido acceder al cuarto de contadores o al contador de la vivienda.
  2. La distribuidora ha realizado un cambio de contadores y no han podido registrar la última lectura.
  3. El contador tiene una avería y aún no ha sido reparada.

Si no hay lectura de contador, en la factura de luz aparecerá el concepto como 'Sin lectura'. En este caso, será necesario ponerse en contacto con la comercializadora para consultar la razón de su ausencia. En caso de que se deba a un problema técnico, derivarán la atención del caso a la distribuidora.

¿Cómo puedo dar la lectura del contador?

Cuando la vivienda tiene instalado un contador digital, no es necesario que el cliente dé ningún tipo de información a la compañía. Gracias al envío telemático, la distribuidora registrará en su sistema el consumo que será enviado a la comercializadora.

En este caso, si no se produce lectura del contador durante un periodo determinado, será la distribuidora la encargada de regularizar la situación por sí misma y comunicárselo al cliente.

Sin embargo, si la vivienda cuenta con un contador analógico y no hay consumo registrado, puede ser el cliente quien dé la lectura correspondiente a la compañía. Para ello, deberá acceder al cuarto de contadores, hacer una fotografía del contador y anotar el dato de consumo.

Esta lectura la puede facilitar a la empresa por teléfono o a través de la plataforma online de cada una.

Este procedimiento también suele ser facilitado por las distribuidoras como alternativa a las lecturas por parte del técnico. En estos casos, la compañía puede colocar una ficha en el portal del edificio para que cada vecino anote las señas de su vivienda, la lectura del contador y la fecha en la que la ha realizado.

Autor

Jaime Arbona Jaime Arbona Palancar es experto en el mercado de la electricidad y de los comparadores online.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar