¿Por qué sube el precio de la luz?

El precio del gas, el aumento de la demanda de los consumidores y la subida del precio de las emisiones de CO2 son algunos de los factores que explican la subida de la luz.


El precio de la luz no ha dejado de subir en el último año, superando la barrera de los 500 €/MWh el pasado mes de agosto. ¿Qué factores explican esta subida de la luz y cómo podemos paliar sus efectos para que no se incremente nuestra factura mensual?

Tanto la subida del precio del gas provocado por la guerra entre Rusia y Ucrania, como el aumento de la demanda energética por parte de los consumidores o el incremento del coste de las emisiones de CO2, son causas directas de la subida del precio de la luz.

Conocer de qué forma afectan estos factores y las medidas que se están tomando para frenar la subida de la electricidad te ayudará a elegir las opciones y tomar las decisiones más adecuadas para ahorrar en tus facturas de la luz.

Factores que provocan la subida de la luz

 La principal causa de la subida de la luz es el incremento del precio del gas. En España, al igual que en el resto de Europa, el gas es una de las materias primas más empleadas para la producción de electricidad a través del sistema conocido como ciclos combinados (gas y vapor), que es uno de los más caros para la generación de energía eléctrica. Por tanto, el gas es fundamental para la determinación del precio marginal, que es el que marca el precio de la electricidad para cada hora en el pool o mercado energético.

De esta manera, si el precio del gas se incrementa como consecuencia de la inestabilidad y la situación provocada por la guerra de Ucrania y Rusia, se encarecerá de forma directa el precio de la luz. Por tanto, otros factores que provocan la subida de la luz y que están estrechamente relacionados con la subida del precio del gas tienen que ver con:

 El poco peso de las energías renovables en el precio final de la luz: al igual que el gas es una de las materias primas para la generación de electricidad más caras, las energías renovables son de las más baratas. Por tanto, si no hay suficiente lluvia o viento como para que esta forma de energía tenga el peso suficiente en la fijación del precio, el pool energético dependerá más de los ciclos combinados y, como consecuencia, el precio de la luz subirá.

Este es el caso de España, que tiene una gran dependencia energética de las importaciones de otros países, ya que no tenemos la capacidad de autoabastecernos de energía renovable por el momento.

 Incremento de la demanda energética por parte de los consumidores: La ley de la oferta y la demanda también juega un papel fundamental en la subida del precio de la luz. Durante las épocas de más frío y de más calor, así como en las franjas horarias en las que mayor demanda de electricidad hay, el precio de la luz se encarece.

Por tanto, es muy frecuente que el precio de la luz suba en los meses de diciembre, enero, julio y agosto, y durante las horas de mayor consumo del día.

Además, es importante destacar el efecto de la pandemia que, en 2020, provocó que el precio del gas bajara a 10 €/MWh debido a la baja demanda. Sin embargo, con la reapertura de la economía y su reactivación mundial, se produjo un efecto rebote que disparó el coste del gas hasta los 50 €/MWh debido, especialmente, a la demanda de China. Dicha cifra no ha dejado de escalar hasta alcanzar, en 2022, cifras superiores a los 100 €/MWh.

 Precio de las emisiones de CO2: La Unión Europea, con el objetivo de reducir las emisiones de CO2, puso en marcha este sistema que obliga a las centrales térmicas, refinerías o centrales de cogeneración a pagar por las emisiones que generan utilizando energías fósiles. Por este motivo, cada vez se reparten menos derechos y su precio se ha disparado hasta alcanzar casi los 90€, incremento que se acaba reflejando en las facturas de la luz de los consumidores.

¿A quién afecta la subida de la luz?

Dependiendo de si estás con la PVPC o en el mercado libre, la subida de la luz te afectará en mayor o menor medida.

Los consumidores que forman parte del mercado regulado son los más afectados ya que el precio que pagan por el kWh es diferente cada hora, en función de lo que marque el pool cada día. Por tanto, cuando el precio de la luz sube, los clientes de la PVPC son los primeros en notarlo, al igual que si se produce una bajada en el coste.

Los clientes del mercado libre, por su parte, notan menos en sus facturas las subidas en el precio de la electricidad, ya que tienen la posibilidad de contratar diferentes tipos de tarifas con precios que no cambian durante todo el año en el que está vigente el contrato: tarifas de precio fijo, indexadas, con diferentes tramos horarios para el precio de la luz, etc.

Gracias a esto, los consumidores del mercado libre no tienen motivos para preocuparse por las horas en las que consumen la electricidad ni por las fluctuaciones y volatilidad del mercado energético, que pueden generar subidas de precios en sus facturas de la luz, siempre y cuando tengan contratada una tarifa de precio fijo.

¿En qué casos afecta la subida de la luz al mercado libre?
  • Tarifas con precio indexado, ya que se trata de tarifas que tienen el mismo precio que el mercado regulado.
  • Tarifas con discriminación horaria: ofrecen tres precios para el consumo de luz y dos para la potencia contratada.

Medidas del Gobierno para frenar la subida de la luz

Frente a la situación de escalada imparable del precio de la luz en España, el Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas para frenar la subida de la luz y su impacto en las facturas de los consumidores:

Tope de gas: se trata de una medida temporal, acordada de forma conjunta entre España y Portugal con la Comisión Europea, que recibe el nombre de “excepción ibérica” y que limita el precio del gas que se usa para generar electricidad a 40 €/MWh durante los seis primeros meses, y que se irá incrementando en los siguientes.

Gracias a esta medida, el Gobierno estima que el precio del gas rebajará su coste en torno al 38% dentro del mercado mayorista, lo que tendría un reflejo de una reducción del 15% en la factura de la luz de los consumidores.

Incremento de las ayudas del Bono Social: este bono permite optar a los consumidores vulnerables a un descuento del 65% y a los consumidores vulnerables severos a un 80% de sus facturas de la luz.

El IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) es un índice que se emplea como indicador para conceder ayudas económicas, subsidios de desempleo o subvenciones. En 2022, con 14 pagas, el IPREM es de 8.106,28€. Esta cifra marca el límite para la concesión del Bono Social Eléctrico.

Nuevo Bono Social Eléctrico 2022 / 2023: este nuevo bono, conocido como Bono Eléctrico de Justicia Energética, supondrá un 40% de descuento en las facturas de la luz de los hogares cuyas rentas anuales no excedan los 16.212,56€. Además, con el objetivo de ayudar a más personas, el Gobierno ha elevado el umbral de las rentas que pueden optar al Bono Social, en esta nueva variante, en hasta 0,3 veces el IPREM por adulto y 0,5 veces el IPREM por niño.

Una de las principales diferencias de este nuevo bono social eléctrico aprobado en octubre de 2022 con respecto a la otra modalidad, aparte del incremento en el umbral de la renta para poder acceder a la ayuda, es que con este nuevo bono no viene incluido de forma directa el Bono Social Térmico.

Rebajas de impuestos: desde el 1 de julio de 2022, el IVA ha pasado del 10 al 5%. Además, se mantiene la rebaja del impuesto a la electricidad del 5,11 al 0,5%. Estos dos aspectos ayudan a que los consumidores no noten de forma tan abrupta la subida de la luz en sus facturas.

Alternativas para evitar el impacto de la subida de la luz en las facturas

Con el incremento de la subida de la luz, cada vez hay más personas que tratan de reducir el impacto que pueda tener este problema en sus facturas energéticas a través de distintas alternativas, sobre todo en el caso de todos aquellos consumidores que tienen contratada la PVPC o una tarifa indexada del mercado libre.

  • Cambiar de mercado: los consumidores del mercado regulado, al ser los más perjudicados por cuánto ha subido la luz, es normal que empiecen a buscar alternativas dentro del mercado libre a través de tarifas de precio fijo o discriminación horaria y, por tanto, cambiar de compañía de luz.

    De esta manera, dejarán de sufrir de manera tan directa la subida de precios de la luz, y podrán tener la tranquilidad de saber cuánto pagarán por el kWh durante todo el año, además de beneficiarse de ciertos descuentos y beneficios que ofrecen ciertas comercializadoras de luz.

Tarifa One Luz
Precio kWh
0.1638 €/kWh
 
Potencia punta
0.0906 €/kW día
 
Potencia valle
0.0224 €/kW día
 
Ahorro Plus
Precio kWh
0.1699 €/kWh
 
Potencia Punta
0.0545 €/kW día
 
Potencia Valle
0.0545 €/kW día
 
Permanencia: Permanencia Relativa
Energía: 100% Verde
Tarifa de acceso: 2.0TD
  • Escoger una tarifa acorde al consumo: para ello, es importante calcular la potencia eléctrica que necesitas y comparar entre todas las compañías para encontrar la mejor tarifa de luz disponible que sea la más adecuada según tus hábitos de consumo.
  • En el caso de estar en el mercado regulado o tener una tarifa de precios indexados, te recomendamos concentrar tu consumo en las horas valle, ya que son los periodos en los que el precio de la luz es más barato: de 00:00h a 08:00h de lunes a viernes y a cualquier hora los fines de semana.

Evolución de la subida de la electricidad: ¿cuándo bajará el precio de la luz?

Precio medio del MWh en España. Fuente: OMIE.

La tendencia a la baja que se puede observar en el gráfico se debe a la aplicación del tope de gas que entró en vigor el 14 de junio de 2022 y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2023. Gracias a esta medida, se espera que el precio de la luz se reduzca entre un 15 y un 20%, evitando que alcance cifras demasiado elevadas como sucedería si no se aplicara.

Según cálculos de la OCU, del 2020 al 2021, la factura de la luz se incrementó un 40,56%, situándose, para un consumidor medio, en torno a los 79,11€ al mes. En 2022 la subida ha sido de un 25% con respecto al año anterior, con una media de unos 114,13€ mensuales.

Con esta tendencia a la alza, es difícil estimar cuándo bajará el precio de la luz, pero lo cierto es que, poco a poco, las medidas propuestas por el Gobierno comienzan a influir y se van dejando notar en las facturas de los consumidores, aunque a un ritmo distinto del esperado. Además, a la manera en la que funciona el sistema energético actual, hay que sumar la guerra entre Rusia y Ucrania, cuya evolución resultará determinante para la bajada del precio de la luz.

Hasta que la situación geopolítica se estabilice, al Gobierno de España no le queda más remedio que seguir confiando en las medidas propuestas hasta el momento para tratar de frenar el impacto del precio del kWh en las facturas de los consumidores.

Actualizado a